Messi puede dejar al Barcelona sin nuevo Camp Nou

0
Camp Nou
El Barcelona quiere destinar el dinero del naming del Camp Nou a la renovación de Messi
  • La directiva azulgrana sopesa la posibilidad de destinar el dinero procedente del naming del Camp Nou a la renovación del argentino, aún sobre la mesa.

La posible independencia de Cataluña ha puesto encima de la mesa una nueva variable hasta el momento no presente en la problemática del FC Barcelona, que afecta a su principal estrella, Leo Messi, y que podría tener serias consecuencias para el futuro de uno de los grandes proyectos del club para los próximos años: la remodelación del Camp Nou.

Un futuro incierto

El futuro de Leo Messi como jugador del FC Barcelona sigue viviendo, cada día que pasa, nuevos episodios que, lejos de tranquilizar al aficionado azulgrana, llevan más incertidumbre si cabe a un escenario ya de por sí complejo.

Si hace tan solo unos meses conocíamos que la renovación del astro argentino por el FC Barcelona aún no se había producido, pese a las afirmaciones en sentido contrario de finales de la temporada pasada que realizaba el presidente de la entidad, Josep María Bartomeu, la posible declaración unilateral de independencia de Cataluña ha añadido aún más preocupación al futuro azulgrana del internacional albiceleste.

Salida del Barcelona

Como ya analizamos en su momento, esa declaración de independencia provocaría un efecto salida en el FC Barcelona, que tendría muy complicado convencer a los cracks del equipo para que continuaran en la entidad  ante el complejo escenario que a nivel deportivo se dibujaría.

Las dudas sobre en qué competición podría participar el club catalán podría provocar una salida real de muchas de esas estrellas, encabezadas por un Messi que buscaría en otras ligas, presumiblemente en la Premier, una tranquilidad en los últimos años de su carrera que le permitiera, además, mantener su brillo a nivel mediático y comercial, algo no garantizado de producirse esa independencia catalana.

Último intento: hipotecar el Camp Nou

Con este escenario como telón de fondo, la directiva azulgrana, ante la realidad de no haberse producido aún la renovación del argentino y ante la incertidumbre que el silencio de la estrella azulgrana está provocando en los despachos del Camp Nou, hará un último intento por retenerlo que supondrá hipotecar por completo el último gran proyecto de la entidad: la reforma del estadio barcelonista.

Así, según informan medios británicos, la directiva azulgrana estaría buscando una compañía que diera nombre al Camp Nou, misión en la que ya lleva tiempo embarcada, pero con un importante matiz: el dinero procedente de la venta de esos naming rights del feudo azulgrana, que en principio iban a ir destinados a financiar las obras de remodelación del propio estadio, ahora se destinarían a pagar una prima de fichaje cifrada en más de 100 millones de euros al argentino para garantizar su renovación con la entidad.

Estrategia del United

Casualmente, esos 100 millones de euros se ajustan a la prima de fichaje que el Manchester United habría ofrecido al argentino hace tan solo unos meses para no firmar su renovación con el club azulgrana y que desvelamos en exclusiva en Marketing Deportivo MD.

Con una cláusula de rescisión de 250 millones de euros, más una ficha que podría rondar los 50 millones de euros brutos anuales para convertir al jugador argentino en el futbolista mejor pagado del planeta, todo parece indicar que la inversión a realizar por el club que quisiera sacar a Messi del FC Barcelona sería lo suficientemente importante como para pensarse, dos, tres o incluso más veces, la oportunidad de afrontar la misma.

Pero, tal y como informamos en su momento, en adidas, patrocinador principal de Leo Messi, y por extensión en el United, ya habrían encontrado una fórmula para sacar a Messi del FC Barcelona por una cifra que rondaría la mitad del desembolso que debería realizar cualquier club para hacerse con sus servicios: con una prima de 100 millones de euros para el jugador. O lo que es lo mismo, la marca alemana y el club británico trabajarían al unísono en una oferta conjunta que pondría encima de la mesa un contrato de alrededor de esos 50 millones de euros brutos para el jugador (unos 25 millones de euros netos por temporada) y que vendría acompañada de la solución para evitar pagar los 250 millones de cláusula de rescisión: ofrecer a Messi una prima de fichaje de 100 millones de euros para que el jugador no estampara su renovación con el club azulgrana. Si ello se produjera, si Messi no renovara su contrato (que vence el próximo 30 de junio de 2018), el club interesado en su fichaje, con esta fórmula, no debería abonar los 250 millones de euros de la cláusula de rescisión sino tan “solo” una prima para el jugador por hacerlo de 100 millones de euros.

La solución, enrevesada ya de por sí, supondría que todos, salvo el FC Barcelona, saldrían ganando: el internacional argentino, porque de golpe se vería en su bolsillo con una prima de 100 millones de euros además de los 50 millones que quiere por temporada, prima que no tendría en caso de renovar con el club azulgrana y el club de destino, porque vería como la inversión a realizar en fichar al argentino se reduciría de esos casi 300 millones a desembolsar en el primer año (250 millones de la cláusula más otros 50 de la ficha del jugador) a “apenas” 150 millones de euros.

Esa estrategia ideada por adidas y el Manchester United puso sobre la pista a otros clubes interesados, comenzando por el Manchester City, club que suena ahora como principal destino del argentino en caso de salir del FC Barcelona, y que ya estaría trabajando en esa vía mejorando dicha prima de 100 millones.

En el Barcelona son conscientes de esa vía y por eso ya trabajan en una prima que rondaría esa cantidad y que es la que quiere conceder ahora el FC Barcelona al astro argentino para renovar, aunque ello suponga dejar sin efecto las nuevas obras del Camp Nou.