La NBA no quiere arrodillados ante el himno

0
Warriors
Los Warriors decidieron no protestar contra el himno nacional en su primer encuentro de la temporada
  • La organización ha advertido por carta de las serias consecuencias que una protesta similar a la que se sigue en la NFL podría tener para franquicias y jugadores.

Ante todo, proteger la imagen de marca de la organización y, por extensión, de su producto estrella: el baloncesto. Este es el gran objetivo que se ha marcado la NBA con una de sus medidas más polémicas y que, sin lugar a dudas, puede tener serias consecuencias a lo largo de la temporada.

Nada de arrodillados

La NBA lo tiene claro: no quiere ver a nadie de rodillas mientras suenan los compases del himno norteamericano al comienzo de cada encuentro en la recién estrenada temporada que ha comenzado hace tan solo unas horas.

Tanto es así que, según ha podido conocer Marketing Deportivo MD, la organización ha remitido una misiva a todas y cada una de las 30 franquicias que integran la competición en las que se les recuerda a todos sus integrantes la obligatoriedad de escuchar con respeto, decoro y, sobretodo, de pie, los compases del himno nacional antes del inicio de cada partido.

Importantes sanciones

En la misiva, firmada por el subcomisionado Mark Tatum, se recuerda a los destinatarios que la situación ya viene recogida de antemano en el reglamento previo de la organización antes incluso de que surgiera todo el debate que la NFL ha puesto encima de la mesa sobre la discriminación racial con la que actúa la policía de los Estados Unidos y su incumplimiento podría tener muy serias consecuencias para aquellos que violen la normativa, ya sean franquicias, jugadores o entrenadores, aunque no se han especificado cuáles serían esas sanciones.

La amenaza de la NBA de tomar medidas contra los insurrectos del himno nacional no hace más que añadir más pólvora a una situación que amenaza con generar una importante crisis dentro de la organización, sobre todo después de que figuras como el entrenador de San Antonio Spurs, Gregg Popovich, o la estrella de Cleveland Cavaliers, LeBron James, entre otras personalidades, hayan respaldado públicamente a los jugadores de fútbol americano en su batalla contra Donald Trump.