Los Ball se salen con la suya: las marcas ya se pelean por fichar a Lonzo Ball

0
Lonzo Ball
Las marcas ya batallan entre ellas por incorporar a Lonzo Ball a su catálogo de embajadores
  • La marca alemana continúa dando muestras de interés por hacerse con los servicios como embajador de una de las promesas del baloncesto norteamericano durante los próximos años.

Aunque pueda parecer lo contrario, las extravagancias, exigencias y estridencias del padre más polémico de toda la NBALavar Ball, van camino de cumplir con uno de sus grandes objetivos: el que las grandes firmas de ropa deportiva se peleen por contar con los servicios de su hijo, Lonzo Ball, como gran embajador. El otro, obtener uno de los contratos de patrocinio con una de esas marcas interesadas lo más rentable posible parece que se da casi por hecho.

Jugar al despiste

La liga de verano de la NBA, la conocida como Las Vegas Summer League, ha dejado aspectos más que interesantes desde el punto de vista deportivo pero, casi por encima de ellos, o al menos a la misma altura, también ha dejado muestras importantes de todo lo que se mueve en torno al marketing deportivo.

Y dentro de este sector, la principal figura ha sido Lonzo Ball, en su particular “juego de despiste” al que ha sometido a los especialistas a lo largo de todo el torneo con respecto a qué marca de ropa deportiva será la encargada de patrocinarlo a nivel personal.

El mayor de los Ball comenzó el campeonato luciendo unas Kobe A.D. de Nike que hizo presagiar acercamientos con la marca norteamericana. Pocos se creyeron la explicación que su padre dio al respecto: “Mi hijo no tiene contrato firmado con ninguna marca y por lo tanto tiene libertad absoluta para elegir, en cada partido, el calzado que utiliza”.

adidas, la más próxima a los Ball

Pocos se creyeron una explicación que finalmente tuvo signos evidentes de consistencia. Así, durante todo el torneo pudo verse a Lonzo Ball además de con esas Nike, con las adidas de James Harden o con las Air Jordan XXXI. Un juego que le ha salido redondo a los Ball.

Porque a pesar de que todas las marcas renegaron de las pretensiones de Lavar Ball y sus 3.000 millones de dólares por sus hijos, lo cierto es que hay una guerra entre las grandes compañías que intentan, por todos los medios, incorporar a Lonzo (y presumiblemente a sus hermanos) a sus respectivos catálogos de embajadores.

Y en esta batalla, indudablemente la que más posiciones tiene ganadas es la multinacional alemana adidas por varias cuestiones. La primera de ella: en la familia Ball, y más concretamente en su progenitor, aún escuecen las palabras de uno de los directores ejecutivos de Nike que en su momento le catalogó como la peor desgracia que le ha ocurrido al baloncesto y a la NBA en toda su historia.

¿Big Baller Brand a adidas?

La segunda, los guiños de adidas a los Ball desde ese instante han sido constantes: recientemente la marca organizó en el Hotel Cosmopolitan de Las Vegas su adidas LVL3, un evento en el que estaban presentes algunas de las caras más conocidas de la marca, como Damian LillardAndrew WigginsJames Harden y en el que estuvieron presentes, además, tanto Lavar Ball como su hijo LaMelo, que estaban participando en el adidas Uprising Summer Championships que se celebró el fin de semana pasado y en el que la marca incluso se plegó a las exigencias del padre de los Ball de sustituir a una juez árbitro que le había pitado una técnica, quizás por evitar tensiones en las posibles relaciones que presumiblemente se están manteniendo entre las firmas.

En algunos círculos se habla que una de las grandes propuestas de la firma alemana a los Ball sería la compra de la marca Big Baller Brand, algo que sí podría acercar la oferta esos 3.000 millones de dólares que exige el padre de los Ball a las marcas para fichar a sus hijos. El hecho de tener un apellido Ball tan sumamente identificable con los deportes es además un punto a favor de los Ball en las negociaciones, conscientes del enorme potencial comercial que el mismo implica. Un potencial que ha conseguido lo que pretendía: que las marcas se peleen por los Ball