Estados Unidos presiona a Nike para que rompa con Brasil

2
Nike Brasil
Autoridades estadounidenses estarían presionando a Nike para que rompiera su contrato con Brasil
  • Las autoridades estadounidenses estarían ejerciendo fuertes presiones sobre la firma norteamericana para que ésta rompa su actual relación con la Confederación Brasileña de Fútbol por sus escándalos de corrupción

Según ha podido conocer Marketing Deportivo MD, autoridades del gobierno de los Estados Unidos estarían ejerciendo fuertes presiones sobre la alta dirección de la firma norteamericana Nike para que ésta rompa su vínculo con uno de los mayores valores que tiene dentro del mercado, la Confederación Brasileña de Fútbol. Y todo como consecuencia de los escándalos de corrupción que han venido asolando en los últimos años a la organización brasileña y que se encuentran en el marco de una investigación puesta en marcha por el FBI.

Corrupción

En base a esta trama y la posterior línea de investigación puesta en marcha por el FBI y que trata de depurar responsabilidades dentro de la organización brasileña en el pago de supuestos sobornos que implican incluso a la propia FIFA, el anterior presidente de la CBF, José María Marín, se encuentra en arresto domiciliario en Nueva York hasta que se proceda a la finalización del proceso abierto contra él por su participación en dicho escándalo en el que también se halla inmerso el actual presidente de la CBF, Marco Polo del Nero, que no sale de las fronteras brasileñas para evitar ser arrestado por el FBI.

La trama saltó a la luz con la detención, hace un par de años, en un hotel de Suiza, de varios altos cargos de la propia FIFA que supuestamente habrían puesto en marcha una complicada red de sobornos y amaños dentro de la organización en la que también estarían involucrados miembros de la CBF.

El FBI acorrala a Nike

El paso de los días y la investigación paralela llevada a cabo por varios medios de comunicación sacó a la luz que, efectivamente, una de las marcas comerciales que investigaban las autoridades estadounidenses era la multinacional norteamericana Nike, a la que estaban examinando los pagos realizados por la firma de ropa deportiva que le llevó a un acuerdo de patrocinio con la Confederación Brasileña de Fútbol para convertirla en sponsor técnico de la canarinha desde el año 1996.

Según el Wall Street Journal, la firma llevó de manera paralela una negociación con un intermediario quién supuestamente usó los desembolsos de la compañía para pagar sobornos que facilitaran la llegada a la misma a la Selección Brasileña de Fútbol. Nike abonó 160 millones de dólares a la CBF por ese primer acuerdo que les vinculó durante una década. Posteriormente fueron abonados otros 40 millones de dólares bajo el concepto de gastos de marketing que no estaban recogidos en el acuerdo inicial y que fueron depositados en una cuenta bancaria suiza a nombre de una compañía brasileña de material deportivo.
Ahora, las autoridades norteamericanas, con este escenario de fondo, estarían realizando fuertes presiones a la marca de Oregon para que rompiera vínculos con la CBF al objeto de no ser perjudicada en el transcurso de las investigaciones y, sobre todo, con el objetivo de no dañar la imagen que de cara al exterior exporta la marca Estados Unidos, una marca en la que juega un papel fundamental a la hora de su expansión a nivel internacional la firma estadounidense.