McLaren quiere mantener a Alonso como el Rey de la Fórmula 1

0
Fernando Alonso
McLaren quiere retener a Fernando Alonso con un contrato irrechazable
  • Un contrato que se acercará a los 50 millones de euros anuales y su participación en el 25% de los ingresos por patrocinio que obtenga la escudería convertirán al piloto español en el rey absoluto de la Fórmula 1 durante los próximos años.

Lleva sin ganar un título mundial desde que lo hiciera con la escudería Renault allá por el año 2006 en los que fueron los días de vino y rosas tanto para el equipo francés como para el piloto español. Y sin embargo, pocos ponen en duda dentro del sector que el asturiano es el mejor piloto del paddock en la actualidad. Quizás solo por eso el español sea capaz de firmar contratos que llegan a duplicar lo que obtienen los últimos campeones mundiales de la competición.

Un contrato estratosférico

Cuando hace apenas tres años Fernando Alonso firmó por la escudería McLaren, cansado de no lograr su gran objetivo en Ferrari, los británicos convirtieron al piloto español en un verdadero paradigma: el asturiano llegaba a Woking sin haber conseguido derrotar a Red Bull con el Ferrari, sin ganar un título Mundial desde 2006, y sin embargo, convertido en el piloto mejor pagado de toda la parrilla.

McLaren, junto con los japoneses de Honda, pusieron sobre la mesa un contrato que ya por entonces parecía inmejorable: casi 40 millones de euros al año además de la  participación del piloto español en alrededor del 20% de los ingresos que la escudería obtuviera por patrocinio durante la duración de su alianza en los siguientes tres años.

Cambio de tendencia

Las cosas no salieron como se esperaban y la incapacidad de los japoneses por darle a McLaren un motor ganador mermaron sobremanera el rendimiento del piloto asturiano sobre las pistas. Todo apuntaba a que la marcha de Alonso de Woking a finales de la presente temporada era más que inminente aunque desde la escudería británica no lo tenían tan claro.

Para ello, se pusieron a trabajar en un plan tan rocambolesco que pocos daban por seguro que podría realizarse. El primero de los pilares de ese plan era dar al asturiano un coche ganador. Con la decepción que había supuesto Honda durante tres años, el cumplimiento de este punto pasaba, inexorablemente, por la ruptura con los japoneses y la llegada de un suministrador de motores con garantías, cosa ambas complicadas. La primera, porque romper con Honda suponía dejar de percibir alrededor de 200 millones de euros al año. La segunda, porque los motores en los que se habían fijado en Woking para dar a Alonso un equipo ganador eran los Renault, lo que suponía que éstos rompieran su relación con Red Bull, cosa harto difícil.

Una renovación al alza

Sin embargo, paso a paso y en silencio, los británicos han ido consiguiendo cada una de estas premisas con el único objetivo de volver a tener una escudería ganadora y dar a Alonso un coche capacitado para disputar el título.

El siguiente paso, conseguido lo anterior, era convencer al asturiano. Y para ello, en McLaren han puesto sobre la mesa un contrato de más de tres años de duración, con cláusulas que permitirían la ruptura unilateral del piloto a final de cada temporada según éste lo considerara oportuno, y que reportarían al español cifras mareantes: casi 50 millones de euros anuales y un incremento en su participación en los ingresos en patrocinio de la escudería que rondarían el 25%.

Además, en su nueva vinculación se daría completa libertad al piloto para participar en otras carreras míticas de forma paralela tal y como ha ocurrido este año con Indianápolis, como las 24 horas de LeMans o las 24 horas de Daytona, y abriendo la puerta nuevamente a su participación en la Indy500 aunque su coincidencia con el Gran Premio de Mónaco hacen complicado el volver a repetir experiencia.

McLaren está convencida de que Alonso es el único piloto capacitado para devolver a la cima a la escudería. Y están dispuestos a tirar la casa por la ventana para retener al asturiano.