Los grandes de la Premier podrían crear su propia liga

1
Premier League
Los grandes de la Premier podrían crear su propia competición
  • Los clubes modestos han logrado frenar la demanda del conocido como Big Six por incrementar su participación en los ingresos que la competición genera por sus derechos en el extranjero.

El pasado mes de noviembre, el grupo de clubes poderosos de la Premier League conocidos como Big Six e integrado por históricos como Manchester UnitedManchester CityChelseaArsenalTottenham Hotspurs y Liverpool, copaban las portadas de los medios de comunicación en el Reino Unido por su nueva demanda: una mayor cuota en el reparto de los ingresos procedentes de los derechos televisivos de la Premier League en el extranjero. Ahora, algo más de un mes después, la rebelión de los clubes modestos frente a ese interés de los poderosos se ha hecho realidad.

Más dinero

El cisma dentro de la Premier League no para de crecer. Lo que hasta ahora había sido considerado como un modelo a seguir en lo que a reparto de los ingresos procedentes de la explotación de los derechos televisivos de la competición se refiere por el resto de ligas del continente, fue puesto en tela de juicio hace apenas un mes cuando el denominado Big Six en el Reino Unido, el grupo de los seis clubes más ricos y poderosos de la competición británica (Manchester UnitedManchester CityChelseaArsenalTottenham Hotspurs y Liverpool) reclamaban para sí un reparto desigual en la gestión del dinero procedente de lo recaudado por la competición a nivel internacional por la explotación de los derechos televisivos de la competición.

Este selecto grupo exigía que el 35 por ciento de los ingresos de televisión que la competición obtenía en el extranjero, alrededor de 3.000 millones de euros, se distribuyeran según el lugar final que ocupara un equipo en la tabla de la liga y no en un reparto común que reportó a cada club la pasada temporada en torno a los 39 millones de libras.

Rebelión

Hace ahora una semana, el pasado martes, la Premier League comunicó de manera oficial la falta de consenso absoluto respecto a la cuestión planteada por el Big Six, lo que obligó a cancelar una reunión prevista para tan solo un día después en la que se concretarían los términos del nuevo reparto.

El hecho de que el funcionamiento de la Premier siga la máxima “un club, un voto”, motivó que al menos diez de los clubes que integran la competición presentaran abiertamente su oposición al proyecto, lo que provocó de inmediato la anulación de la reunión prevista para el día siguiente.

Otra competición

Ante esta situación, directivos de los seis clubes más poderosos del Reino Unido ya han comenzado a mantener conversaciones para plantear la posibilidad de crear una liga paralela en la que estarían integrados evidentemente dichos clubes y a la que invitarían a clubes partidarios de este nuevo escenario.

El distanciamiento es tal entre las partes implicadas que en la organización comienzan a ver con seria preocupación esa amenaza de una competición propia de dichos clubes. Desde que se fundara la Premier League hace 25 años, los ingresos procedentes de los derechos televisivos se han dividido uniformemente entre sus clubes en base a un reparto que ha sido objeto de alabanza y admiración por el resto de competiciones europeas.

Según ha ido aumentando el valor de los acuerdos de la Premier, la competición ha ido afianzándose como una de las más equitativas y competitivas a nivel económico del fútbol mundial. Y dentro de ese esquema, los derechos internacionales son uno de los puntos fuertes de un acuerdo que amenaza con romper una competición consolidada a nivel mundial.