• El organismo vigila el cumplimiento de su Fair Play Financiero por parte de una competición que gasta más de lo que ingresa año tras año.

La Premier League anda preocupada. Desde hace meses, la UEFA está sometiendo a la competición británica a un exhaustivo control y vigilancia externa como consecuencia de su negativo balance en los últimos periodos de fichaje analizados en la competición. Y es que la liga británica es, una vez más, y con mucha diferencia, la competición europea que más dinero ha gastado en el último periodo de fichajes y que peor balance lleva presentando al cierre de los últimos mercados de fichaje en la relación ingresos-gastos.

Una verdadera ruina

La competición británica presenta, con respecto al mercado de fichajes recientemente cerrado, unos números cuando menos preocupantes. Así, en el último periodo los clubes británicos se gastaron alrededor de 1.396 millones de dólares, alrededor de 1.000 millones de dólares más de lo que ingresaron, cifra que se redujo a apenas 379 millones de dólares.

“Compran muy caro pero luego son incapaces de obtener una tasa de retorno positiva con la venta de los futbolistas que salen, por lo que la balanza siempre será negativa”, han señalado expertos en el sector. Y la historia se repite al menos en los últimos cinco años, algo que ha encendido todas las alarmas en la UEFA, que está llevando a cabo una minuciosa inspección del grado de sometimiento de los clubes de la Premier al Fair Play Financiero.

El efecto Neymar

Del resto de ligas del continente, tan sólo España vuelve a presentar un saldo positivo en la balanza ingresos-gastos del último periodo de fichajes. A ello ha contribuido sobremanera dos factores claves: la venta de Neymar al PSG galo y la ausencia, por segundo verano consecutivo, del fichaje “galáctico” del Real Madrid.

Todo ello ha propiciado que los clubes españoles hayan gastado unos 639 millones de dólares por los 752 millones de ingresos obtenidos. La Ligue 1 francesa, hasta ahora una competición eminentemente vendedora, ha dado un importante giro en su posición esta temporada, nuevamente gracias al efecto Neymar. Así, los clubes franceses se han gastado 604 millones de dólares por los 579 millones obtenidos con las ventas.

Alemania, con fichajes por valor de 519 millones de dólares, e Italia, con 506 millones de dólares en fichajes, también presentan un saldo negativo en su relación ingresos-gastos en el mercado de traspaso de jugadores. Todo ello ha provocado que la UEFA haya decidido poner mucho más énfasis en el estudio de la situación real por la que atraviesan los clubes de las diferentes ligas en el cumplimiento de su Fair Play Financiero.