La NFL le quita la Super Bowl LV a Los Angeles por no tener listo su estadio

0
Tampa Bay
La NFL quita la sede de la Super Bowl del año 2021 a Los Angeles por retraso en las obras de su estadio
  • La organización ha decidido adjudicar la Super Bowl del año 2021 finalmente a Tampa Bay tras el retraso en los planes de construcción de la futura casa de los Rams y los Chargers.

Ya es definitivo. La NFL ha decidido quitarle la organización de la Super Bowl LV que se disputará en febrero del año 2021 y que se iba a disputar en el nuevo estadio de Inglewood de Los Angeles después de los continuos retrasos en las obras del mismo.

A Tampa Bay

Así lo han acordado en una reunión los dueños de las franquicias de la NFL que han decidido adjudicar el torneo a Tampa Bay y posponer la organización a la ciudad de Los Angeles un año, siendo de este modo la sede del año 2022.

Al contrario de lo que hemos estado viendo durante estos últimos meses en la NBA, que ha cambiado de sede del All Star Game en varias ocasiones, no es nada habitual que en la NFL se produzcan este tipo de cambios en una de las fechas claves de su calendario y mucho menos en una Super Bowl ya anunciada.


¿Quieres tener esta y otras noticias cada mañana en tu email?

¿Quieres tener esta y otras noticias cada mañana en tu email?

Disfruta de toda la actualidad del mundo del marketing deportivo cada mañana en tu email suscribiéndote a nuestra lista de correos.

¡FELICIDADES!

Ya estás dad@ de alta en nuestro sistema. A partir de mañana comenzarás a recibir toda nuestra actualidad en tu correo electrónico


Retrasos en las obras

El principal problema radica en que las obras de construcción del nuevo estadio han sufrido un nuevo revés y se duda mucho de que la inauguración del mismo, prevista para un año, pueda finalmente producirse en los plazos previstos.

Los Rams, que van a ser los propietarios del nuevo recinto, y los Chargers, que disputarán sus partidos en él en calidad de alquilados, deberán por lo tanto disputar sus encuentros durante otros tres años más en sus actuales estadios como consecuencia de ese retraso en las obras.

El retraso supone un auténtico trastorno para la propia NFL que ha apostado decididamente por el retorno de la competición a una ciudad tan sumamente atractiva desde el punto de vista comercial como Los Angeles. La apuesta de la NFL por Los Angeles es una de las más importantes en la estrategia de la organización en los últimos meses, una apuesta seria a medio y largo plazo que no pueden poner en riesgo por un retraso en las obras del nuevo estadio de Los Angeles. Por tal motivo, no han dudado en posponer la organización del evento un año para organizarlo con todas las garantías.