Cristiano, una marca de más de 100 millones de euros

0
Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo se encuentra disputando la Copa Confederaciones con su selección
  • La posible salida del crack luso del Real Madrid por las investigación puesta en marcha por la Fiscalía que le acusa de fraude fiscal podría generar una hecatombe en todos los agentes afectados, incluido el propio Cristiano.

No se hablaba de otra cosa. El final de la semana pasada tuvo como protagonista indiscutible, aún cuando él no lo hubiera querido nunca, al internacional portugués del Real MadridCristiano Ronaldo, al que la Fiscalía española le acusa, como ya hiciera con otros futbolistas que militan o militaron en el fútbol español, de un fraude fiscal por presunta evasión de impuestos que asciende a casi 15 millones de euros.

Multa millonaria y cárcel

El asunto no es ni mucho menos baladí. El internacional, al que el Ministerio Fiscal le acusa de haber utilizado sociedades pantalla para la evasión de impuestos procedentes de sus ingresos por derechos de imagen con un entramado de empresas con sedes en paraísos fiscales, se enfrenta a una dura sanción económica que se podría disparar hasta casi el doble de lo defraudado y a una pena de cárcel que podría oscilar entre los dos y siete años de prisión.

La noticia corrió rápidamente por las redes sociales y los medios de comunicación que intentaron, desde el primer momento, tratar de obtener las primeras impresiones de Cristiano Ronaldo y su entorno respecto a las acusaciones.

Abandonar España

Y las mismas no se hicieron esperar. A las pocas horas el diario portugués A Bola, muy ligado al entorno de Cristiano Ronaldo, sacaba en una de sus ediciones del fin de semana la decisión irrevocable del jugador portugués de abandonar el Real Madrid de manera inmediata ante lo que considera una persecución tanto de las autoridades judiciales como de los propios medios de comunicación.

A partir de ahí, todas las luces de alarma se encendieron. Y aunque los focos se centralizaron en el club blanco, ni mucho menos es el único y principal afectado de una decisión que, de llevarse a cabo, puede traer serias consecuencias económicas, incluso para el propio jugador.


[rad_rapidology_inline optin_id=optin_2]


Una marca de 100 millones de euros

La marca Cristiano RonaldoCR7, es un valor seguro que hasta ahora no se veía afectado prácticamente por nada. Incluso las acusaciones de la Hacienda Española no parecen haberle causado un gran deterioro. Según el último estudio del Instituto Portugués de Administración y Marketing, la actual valoración de la misma ronda los 102 millones de euros, con un impacto económico que no para de crecer por mucha acusación de fraude fiscal que haya de por medio. Sin embargo, esa valoración si puede verse afectada con una única decisión del luso: abandonar el Real Madrid.

La “amenaza” del jugador de dejar el club blanco podría tener consecuencias nefastas incluso para el propio jugador. Gran parte de la resonancia y mediaticidad que tiene la marca CR7 se la debe precisamente a jugar en uno de los clubes más mediáticos e importantes, deportiva y comercialmente hablando, del mundo. No en vano, no son pocos los expertos que aseguran que muy difícilmente esa valoración de la marca del luso sería la que es si no estuviera en el club madridista.

Por lo tanto, su salida del club puede reportarle un importante trastorno a nivel de impacto económico en lo que se refiere a su propia marca. Pero no es el único. El club blanco también vería afectado y mucho sus propios intereses (Cristiano Ronaldo por sí solo es una importante fuente de ingresos para el club, cuya imagen, la del jugador, le reporta anualmente cifras que oscilan entre los 10 y los 20 millones de euros).

A los patrocinadores principales del portugués, encabezados por Nike, tampoco les haría mucha gracia ver como  pierden a uno de los mayores altavoces del mundo del deporte, el Real Madrid. Y a la propia Liga española le resultaría muy difícil vender sus derechos televisivos a las cifras que actualmente lo hace si no tiene en su portfolio a embajadores de la talla de Leo Messi o Cristiano Ronaldo.

En definitiva, una salida que puede tener serias consecuencias incluso desde el punto de vista de la propia marca del jugador luso, algo que al parecer puede no haberse detenido a analizar ni Cristiano Ronaldo ni su entorno.