Bekele culpa a Nike de su derrota en la Maratón de Londres

2
Kenesisa Bekele
El atleta etíope culpa a las zapatillas de Nike de no ganar la Maratón de Londres
  • El etíope critica los problemas que le provocaron las zapatillas que le entregó la multinacional norteamericana y que a la postre causaron su derrota en la carrera británica

El intento de la multinacional estadounidense Nike por protagonizar el récord histórico de una de las pruebas míticas dentro del mundo del atletismo como es la Maratón, bajar de las dos horas, ha sufrido un serio revés tras el imponente jarro de agua fría vertido sobre la firma del swoosh por uno de los atletas a los que patrocina: el etíope Kenenisa Bekele, uno de los grandes favoritas en cualquier carrera en la que participa.

Una derrota inesperada

Nada más concluir la Maratón de LondresBekele, uno de los grandes aspirantes para hacerse con el triunfo final, el etíope Kenesisa Bekele realizaba unas incendiarias declaraciones que a buen seguro no habrán sentado nada bien a los responsables de la multinacional norteamericana Nike.

Bekele culpabilizó directamente a la firma estadounidense de ser la gran responsable de no haber podido desplegar todo su rendimiento durante la carrera como consecuencia de los problemas que sus zapatillas provocaron en su manera de correr, una manera que tuvo que condicionar siempre a dichas zapatillas y que provocaron que fuera incapaz finalmente de hacerse con el título.

Jarro de agua fría

La noticia en sí ya fue un verdadero jarro de agua fría para una marca enfrascada en toda una estrategia comercial ligada a la prueba más importante y con más tradición dentro del mundo del atletismo como es la Maratón y que tiene como gran objetivo bajar de las dos horas, un objetivo que también se ha propuesto su gran rival adidas.

Para colmo de malas noticias para la marca, Bekele utilizó las nuevas Nike Zoom Vaporfly Elite, el modelo de zapatillas con el que Eliud Kipchoge, Lelisa Desisa y Zersenay Tadese intentarán el próximo mes bajar de las dos horas en la prueba de la Maratón el próximo mes en Italia.

Y a pesar de que en la primera parte de la carrera (hasta los 22 kilómetros aproximadamente) Bekele corría en ritmo de récord, a partir de ahí, tuvo que bajar “obligatoriamente” su marcha por las ampollas y calenturas que las citadas zapatillas provocaron en sus pies, lo que ha sido la peor publicidad que se podía haber hecho sobre dicho modelo, llamado a ser el responsable de que los tres embajadores de Nike bajen de las dos horas en la prueba reina del atletismo.