Under Armour recurre a la emisión de deuda

0
Under Armour
  • La compañía norteamericana ha anunciado la emisión de hasta 400 millones en bonos como medida para intentar paliar su preocupante situación.

Lo venimos contando desde hace algunas semanas. No solo adidas está atravesando verdaderos problemas de subsistencia durante toda esta crisis que le han precipitado al borde del abismo económico, con rescate del gobierno alemán incluido. Firmas como Puma o Under Armour también están acusando de manera muy preocupante el importante impacto que sobre sus economías está teniendo la pandemia aunque en el caso de la compañía norteamericana, la caída que está sufriendo ya viene anticipándose desde hace algunos años.

400 millones en bonos

Era un rumor cada vez más incesante en los mentideros de la industria del marketing deportivo pero ya es oficial: Under Armour ha recurrido a la emisión de deuda a través del lanzamiento de bonos por valor de 400 millones de dólares con vencimiento en el año 2024.

Los bonos están orientados a inversores fundamentalmente institucionales y tal y como ha explicado la compañía a través de un comunicado, tienen como objetivo fundamental el destinar parte de lo que se logre recaudar con dichos bonos a pagar una parte de sus créditos y gastos corporativos.

En caída libre

La marca lleva atravesando una preocupante crisis desde finales de 2018. Desde entonces ha visto como los efectos del coronavirus se han cebado con ella. Los ingresos se han reducido un 23% hasta situarse en los 930 millones de dólares. A esto hay que añadirle un incremento en los costes lo que ha provocado que el primer trimestre de este año los resultados de Under Armour hayan caído hasta los 590 millones de dólares en pérdidas. Y la cosa no queda aquí.

El pasado mes de Abril, la compañía envió a su casa a 6.600 empleados en una suerte de vacaciones no remuneradas (en los Estados Unidos no existe como tal la figura del ERTE que tanto se está utilizando en Europa). De igual modo, sus inversiones se redujeron desde los 160 millones de dólares hasta quedarse en los 100 millones. Con este escenario, la compañía aún no es capaz de prever, con cierta garantía, el suelo de su caída y cuáles serán los efectos reales de la crisis del coronavirus.