Nike utilizó paraísos fiscales para eludir impuestos

0
Nike
La firma norteamericana es una de las grandes multinacionales cuyo nombre aparece en los Paradise Papers
  • Los Paradise Papers han sacado a la luz un complejo entramado de empresas en territorios con ventajas fiscales que habrían ayudado durante años a gestionar la marca y pagar menos impuestos.

La firma norteamericana Nike es otra de las grandes compañías cuyo nombre ha aparecido en las nuevas filtraciones publicadas por el Consorcio Internacional de Periodistas de InvestigaciónICIJ, que ha sacado a la luz como la compañía de ropa deportiva ha venido utilizando una metodología que le ha permitido desviar gran parte de los beneficios obtenidos en toda Europa por la gestión de sus marcas a una firma con sede en Bermudas que carece de empleados.

Paraísos Fiscales

Según siempre la información puesta de manifiesto por dicho Consorcio, las autoridades de los Países Bajos ofrecieron a la firma estadounidense en el año 2006 un gigantesco acuerdo para que la compañía no pagara impuestos durante los siguientes 10 años. La estructura que supuestamente habría montado la marca le ha permitido presuntamente a ésta desviar millones de euros a una filial radicada en Bermudas y que opera bajo el nombre de Nike International Ltd.

Dicha filial fue la encargada de mantener la propiedad de la conocida marca y otras marcas registradas pertenecientes a su grupo para todos los mercados ajenos al estadounidense. La forma de operar era bastante compleja: la filial era la encargada de cobrar los derechos de las marcas a la sede europea de Nike, con domicilio fiscal en la pequeña localidad holandesa de Hilversum. Desde esta localidad, la filial se encargaba de vender zapatillas y prendas deportivas a mayoristas y minoristas además de a clientes de manera directa a través de las diferentes tiendas Nike repartidas por toda Europa.

12.000 millones de dólares en beneficios

El enorme entramado de empresas, unido a los diferentes acuerdos fiscales que en su momento la compañía habría firmado con las autoridades holandesas, hicieron posible que, según apunta la investigación revelada por el ICIJNike desviara millones de euros en beneficios a su filial de las Bermudas donde, según consta en dicha documentación, la marca no tiene ni oficinas ni personal enrolado en la misma. La existencia de dicha filial se basa en unos pocos documentos en un registro empresarial y en el bufete de abogados Appleby.

Todo este entramado, según dichas fuentes de la investigación, habría ayudado a la compañía estadounidense a obtener un activo de alrededor de 6.000 millones de dólares en junio del año 2014. En ese momento, el acuerdo con las autoridades holandesas estaba a punto de finalizar, pero Nike y el bufete de abogados Baker McKenzie, de nacionalidad estadounidense, hallaron otra solución al respecto ajustando toda la estructura fiscal de la compañía y su entramado de empresas para continuar reduciendo lo que pagaba la marca en términos de impuestos.

Tras la realización de dichos ajustes, las cuentas de la filial holandesa mostraron pagos de royalties que ascendieron a los 982 millones de dólares en el año 2014 y a los 1.130 millones de dólares en el año 2016. Según el ICIJ, los beneficios que obtuvo Nike gracias a este entramado por los royalties de sus propias marcas alcanzaron los 12.000 millones de dólares, sin pagar impuestos en los Estados Unidos y muy pocos en Holanda.