LaLiga perdería el 50% de sus ingresos sin el FC Barcelona

1
Camp Nou
La salida del FC Barcelona de LaLiga puede dejar muy tocada económicamente a la organización
  • La salida del FC Barcelona de LaLiga ante una posible independencia de Cataluña llevaría a la organización a perder casi el 50% de su cifra de negocio.

Mucho se ha hablado hasta ahora de las graves consecuencias que tendría para el FC Barcelona su posible salida de una de las competiciones deportivas más importantes del mundo, LaLiga: la caída en su relevancia a nivel internacional provocaría de inmediato un descenso drástico de sus ingresos procedentes de la explotación comercial de su imagen de marca a nivel mundial, con una huída de estrellas y, consecuentemente, una huida de patrocinadores y sponsors oficiales, que abandonarían el catálogo de marcas comerciales que apoyan al club. Pero, ¿cuál sería la incidencia de su marcha sobre la propia Liga?

Un daño mutuo

Para los expertos, la salida del FC Barcelona de LaLiga no provocaría, de manera unilateral, un daño irreparable en la entidad azulgrana solamente. O dicho de otro modo: el Barcelona necesita a LaLiga para ser quién es pero LaLiga necesita, imperiosamente, al FC Barcelona, para continuar siendo quién es. Y para muestra, un botón.

La incidencia que los dos grandes clubes del fútbol mundial, Real MadridFC Barcelona, ejercen sobre LaLiga es tal, que la marcha de uno de ellos de la organización podría provocar daños irreparables no solo para la propia organización sino, de igual forma, y de manera colateral, para el resto de clubes que conforman la competición. Y en LaLiga lo saben.

Este hecho se basa en una conclusión en la que todos los expertos coinciden: lo que conocemos como LaLiga es en realidad una competición estructurada en torno a los dos grandes de manera que perdería gran parte de su esencia si El Clásico no pudiera llegar a celebrarse. En LaLiga son conscientes de que gran parte de su fuerza como imagen de marca procede de esos dos encuentros entre Real Madrid FC Barcelona por lo que la salida de uno de los dos actores principales dejaría huérfana a la competición de un enfrentamiento que tendría consecuencias nefastas no solo para la propia liga sino para toda la estructura argumentada en torno a ella, no solo en cuanto a su influencia directa, como son patrocinadores oficiales o sponsors de la organización, sino, además, en la industria que crece alrededor de la misma, como prensa, apuestas deportivas y un largo etcétera.

Un 50% de pérdidas

Para muchos el debate puede parecer exagerado pero si atendemos a las cifras de negocio que generan en la organización sus dos principales clubes, Real Madrid FC Barcelona, estas previsiones no lo son tanto.

Según el último informe económico-financiero de la propia Liga, según informa elconfidencial.com, casi el 50% del total de los ingresos ordinarios que generan los clubes de LaLiga provienen del Real Madrid y del FC Barcelona. O dicho de otro modo, la salida del FC Barcelona provocaría un agujero en los ingresos de la competición cifrado en torno al 25% de sus ingresos directos. Pero hay más.

La influencia que la marca El Clásico ejerce sobre LaLiga es de un calado que su ausencia puede tener efectos catastróficos para la organización como marca: es uno de los acontecimientos deportivos más importantes del mundo, tan sólo por detrás de la ceremonia inaugural de unos Juegos Olímpicos o de la final del propio Mundial de Fútbol organizado por la FIFA.

Su crecimiento anual es imparable, con cifras de vértigo que superan los 600 millones de espectadores en el último Clásico celebrado en Abril de este año y que fue retransmitido para 185 países, cifras que multiplican por tres los datos obtenidos por uno de los eventos más admirados en este campo: la Super Bowl.

Todo ello provocaría un descenso drástico en las fuentes de ingresos de LaLiga: el interés para los patrocinadores caería de manera abrupta y la comercialización de los derechos televisivos, uno de los grandes pilares en los que Javier Tebas quiere apuntalar el futuro de la organización, entraría en un importante estancamiento. La internacionalización de la marca LaLiga en mercados claves como el asiático o el norteamericano, una internacionalización excesivamente condicionada y vinculada a la presencia de estos dos gigantes, sobre todo en esos mercados, entraría en retroceso y la salud económica de la organización se vería seriamente afectada.

En conjunto, una salida del FC Barcelona de LaLiga provocaría, como resumen, que la organización viera reducida su cifra de negocios en un porcentaje que muchos fijan en torno casi al 50%, un descenso que la organización no se podría permitir el lujo de asumir.

Con independencia o no, es más que evidente que LaLiga necesita al FC Barcelona tanto o más como la entidad catalana necesita a la organización española, una de las más importantes del mundo.