La FIFA tiembla ante la posibilidad de un Mundial sin Messi ni Cristiano

0
Messi en su encuentro ante Perú
Argentina tiene muy complicada su clasificación para Rusia 2018
  • La selección argentina no pasó del empate en su casa ante Perú y tiene muy complicada su clasificación para Rusia 2018, un Mundial al que también puede faltar la actual campeona de Europa, Portugal.

El nuevo mandatario general de la FIFAGianni Infantino, lo dejó bien claro tan solo unas horas antes del inicio del trascendental encuentro que Argentina iba a disputar ante Perú y que pondría sobre la mesa las posibilidades reales de la selección albiceleste de quedarse fuera del próximo Mundial“Gracias a Argentina, el fútbol es hoy lo que es”. Sin embargo, esta afirmación, a la que no se le puede achacar nada desde el punto de vista deportivo, tiene muchas connotaciones en un momento como el actual, donde el deporte queda prácticamente absorvido por la enorme industria que gira en torno a él y donde Argentina es uno de los pilares que la sostienen.

Con un pie fuera de Rusia 2018

Con este escenario, y con las suspicacias del aficionado peruano ante la presencia, por primera vez, de Gianni Infantino en Argentina justo antes del trascendental choque entre ambas selecciones, se disputó hace tan solo unas horas un encuentro que dejó a la selección albiceleste y a Leo Messi con un pie y medio fuera del Mundial y con su clasificación pendiente de un último y complicadísimo choque en Quito ante Ecuador en el que necesariamente deberá vencer para estar en Rusia.

Una situación que ha encendido todas las luces de alarma en esa industria del fútbol de la que Argentina, Messi y adidas son parte fundamental. La FIFA tiembla tan solo de pensar en la posibilidad de la disputa de un Mundial de fútbol sin una selección como la argentina y sin uno de los dos mejores jugadores del mundo como Leo Messi, casualmente ambos embajadores de adidas, marca que, también casualmente, patrocina a nivel mundial a la FIFA.

Pérdidas millonarias

La celebración de un Mundial de Fútbol sin Argentina sería un enorme varapalo para el evento a nivel deportivo, pero sobre todo, a nivel comercial. La ausencia de una selección tan mediática como Argentina del Mundial podría provocar un importante daño por el lucro cesante que se derivaría de dicha ausencia. Si a esto le añadimos que  ello implicaría igualmente la no presencia de Leo Messi, el daño se multiplica exponencialmente. Y no sólo para FIFA, sino, además, también para adidas, uno de los principales patrocinadores de FIFA y que vería sus intereses igualmente lesionados por la ausencia del futbolista.

En el seno de la marca alemana consideran que la no presencia de su máxima estrella (y por ende de una de sus grandes selecciones como es Argentina) del próximo Mundial de Rusia 2018 provocaría unas pérdidas incluso mayores que la que pudiera provocar la ausencia del jugador por una decisión personal, como en su momento fue el anuncio de su retirada de la selección. La imagen que transmitiría la marca de imposibilidad de que los grandes valores a los que patrocina, individuales (Messi) o colectivos (Argentina) supondría un importante golpe para su expansión a nivel mundial, un golpe que se traduciría en una importante pérdida económica para la compañía.

… Y Cristiano está en el aire

Ese lucro cesante directo tanto para la compañía como para la propia FIFA, tiene su extensión también en la organización con otras fuentes de ingresos directamente relacionadas. La ausencia de Messi provocaría un importante golpe a la venta de entradas y al interés de los aficionados en el Mundial, lo que se podría traducir en un importante obstáculo a la hora de comercializar el mismo bien a través de los derechos televisivos (aunque la mayoría ya están cerrados) o bien a través de nuevos patrocinios.

Por si fuera poco, la potencial ausencia de Messi y Argentina puede agravarse aún más si tenemos en cuenta que Portugal, con Cristiano Ronaldo a la cabeza, tiene también serias dificultades para su clasificación. Aunque la situación es diferente (la selección portuguesa tiene prácticamente asegurada su clasificación para la repesca como una de las mejores segundas) la sola posibilidad de un choque decisivo en esa repesca ante otra de las grandes de Europa que pueda dejar fuera a otro importante atractivo comercial para la FIFA (a pesar de ser embajador de Nike), tiene seriamente preocupados a los responsables de la organización, que ven como se tambalea un negocio de millones de dólares tan sólo de pensar en la ausencia de sus dos principales embajadores.