Kevin Love saca los colores a Nike

1
Kevin Love
Las camisetas de Nike tampoco aguantaron el enfado de Kevin Love
  • Uno de los grandes embajadores de la compañía ha venido a añadir más leña al fuego de las fragilidad de las camisetas de la marca en la NBA.

Es más que evidente que todo se debió a un mero acto sin intención por parte del jugador, que fue fruto de la desesperación del momento y de la impotencia del jugador por su rendimiento y el de su equipo en el encuentro que disputaron ante los Hawks de Atlanta, pero lo cierto es que la imagen de Kevin Love rompiendo con suma facilidad su camiseta no viene a ser más que el golpe de gracia a una marca, Nike, que ya asume el enorme problema que tiene con la fiabilidad y calidad de sus camisetas en la NBA.

Otro golpe

Ni siquiera había finalizado el segundo cuarto del último encuentro que jugaron los Cavaliers ante los Atlanta Hawks cuando el marcador ya mostraba una diferencia en contra de seis puntos. Quizás por ello o quizás por el bajo rendimiento mostrado hasta el momento, Kevin Love, uno de los grandes embajadores de Nike, protagonizó una de las anécdotas del partido cuando, al ser sustituido, en el banquillo, arremetió contra la camiseta de la marca que lo patrocina.

Love, visiblemente descontento por como se estaban desarrollando las cosas, intentó calmar su ira en un gesto visto mil veces en un partido de baloncesto en los jugadores, tapándose la cara con la camiseta en muestra de su enfado. Sin embargo, lo que no entraba en los planes de Love es que ello supusiera otro importante golpe a la compañía que le sponsoriza.

Fragilidad

Al realizar dicho gesto, Love se percató de que la camiseta Nike que lucía no aguantó el movimiento, rompiéndose de manera visible ante los ojos de los espectadores y de las cámaras que, atentamente, captaron el momento, lo que motivó que tuviera que retirarse a los vestuarios a por otra camiseta.

El gesto, sin embargo, no dejó de ser otro importante mazazo para la marca estadounidense, sumida en una importante crisis de reputación ante la fragilidad que están mostrando sus camisetas en la temporada del debut de su patrocinio con la NBA. Sobre todo porque el gesto de Love no fue, ni mucho menos, tan violento como para provocar la ruptura.

En la firma son conscientes de toda esta circunstancia y temen que las marcas rivales, sobre todo adidas, esté reservándose para asestar el gran golpe mediático a través de alguna campaña de publicidad en la que ponga de manifiesto la pobre calidad de las prendas, puesto que hasta el momento no ha tenido la necesidad ni de pronunciarse al respecto ante las muestras más que evidentes de lo acontecido.