Ferrari amenaza con dejar la F1

0
Ferrari
La escudería Ferrari ha amenazado con dejar la Fórmula 1 a partir de 2021
  • Las diferencias con los nuevos dueños de la Fórmula 1 no gustan en Maranello, desde donde amenazan con crear su propia competición paralela.

Las nuevas decisiones y directrices que están marcando los nuevos propietarios de la Fórmula 1, el grupo de inversión norteamericano Liberty Media, no parecen gustar a todos los grandes pesos pesados que conforman el Gran Circo, que poco a poco han ido mostrando su malestar ante los globos sondas que desde el grupo inversor se lanzan para evaluar su grado de aceptación por los aficionados y, sobre todo, por las grandes escuderías.

Ferrari se planta

Y si lo que buscaban eran opiniones directas, ya han encontrado la primera y procedente de uno de los actores principales de la Fórmula 1: la escudería Ferrari, que ya ha hecho saber, públicamente, que las medidas que están adoptando y aquellas otras que pretenden adoptar los nuevos dueños de la Fórmula 1 no son de su agrado, hasta el punto de comenzar a considerar salirse de la competición y crear otra de manera paralela.

Así lo han manifestado Sergio Marchionne en una conferencia con los medios de comunicación que estaba concertada para hablar, en teoría y exclusivamente, de los resultados financieros de la escudería italiana en el último año y que derivó, sin embargo, en una clara exposición de intenciones de lo que puede ocurrir de continuar Liberty Media con sus intenciones para la Fórmula 1.

Cambios importantes

Nada más hacerse con la propiedad de la Fórmula 1, el gigante estadounidense planteó cuáles iban a ser las grandes líneas maestras de su mandato para configurar, a partir del año 2021, una nueva Fórmula 1, una competición que Liberty Media quiere que sea, en resumen, más ruidosa, más sencilla y, sobre todo, mucho más barata.

Pero sobre todo, y ahí está el principal punto de fricción entre las partes, lo que pretende Liberty Media es igualar mucho más la competición haciéndola mucho más equilibrada entre todos los equipos, algo que a las grandes escuderías no les ha sentado nada bien. En Ferrari huyen de que los nuevos dueños pretendan imponer tantas medidas estandar para igualar la contienda entre todas las escuderías: si no encuentran una posición que les permita marcar diferencia con el resto y que redunde, como hasta ahora, de manera beneficiosa para la propia imagen de la escudería, abandonarán la Fórmula 1.

No es la única. Nada más conocerse las intenciones, Mercedes fue la primera que puso el grito en el cielo y a ella, algo más tarde, se le unió Renault. Todas esas grandes escuderías pretenden que siga habiendo un mínimo de libertad que permita a las grandes marcas exponer a los aficionados y al mundo en general todo su potencial y todo lo que son capaces de llevar a cabo, algo que choca frontalmente con los planes previstos por Liberty Media.