Los Cavs no tendrán nuevo pabellón

0
The Q
Recreación Virtual de cómo iba a ser el nuevo The Q
  • El propietario de la franquicia ha anunciado la retirada definitiva del proyecto de reforma del mítico The Q ante las adversidades y obstáculos encontrados durante la tramitación del mismo.

No habrá nuevo The Q. Al menos así lo ha anunciado hace tan solo unas horas Dan Gilbert, propietario de los Cleveland Cavaliers, por lo que LeBron James y compañía deberán seguir disputando sus encuentros en el Quicken Loans Arena, al menos por el momento.

Obstáculos

Dan Gilbert ha anunciado la retirada definitiva del proyecto de renovación del Quicken Loans Arena, presentado hace ocho meses y tasada en más de 140 millones de dólares, y con el que el magnate pretendía reformar y actualizar unas instalaciones que se han quedado obsoletas para albergar eventos como partidos de la NBA.

Para la financiación del proyecto, Gilbert había presentado un programa en el que la mayor parte de esos 140 millones de dólares iban a proceder de dos fuentes: la propia franquicia y las arcas públicas, que debían comprometerse a aportar aquella cantidad a la que no pudieran hacer frente los Cavs, alrededor de 88 millones de dólares. Y aquí es donde viene el problema.


[rad_rapidology_inline optin_id=optin_2]


Sin consenso

A pesar de que en la propia ciudad se es consciente de todo lo que aportan los Cavs a la economía local, las autoridades locales consideraron que una decisión como esa, la financiación del proyecto con casi 90 millones de dólares (muchos de los cuáles iban a salir de los impuestos a la venta de entradas de los encuentros de la franquicia durante el periodo 2024-2034), debía someterse a referéndum para valorar el grado de aceptación o no de la medida entre los ciudadanos.

Hace apenas dos semanas, la Corte Suprema de Ohio ordenaba al Ayuntamiento de Cleveland a aceptar esas peticiones de referéndum planteadas por diversas asociaciones locales, lo que ha llevado a Gilbert a considerar la paralización del proyecto al entender que ello no haría más que encarecer el mismo en caso de salir adelante.

La decisión es más importante de lo que en principio pudiera suponer puesto que implica la renuncia tácita de los Cavs a una de sus grandes aspiraciones en los últimos años, albergar un All Star, una posibilidad para la que la NBA puso una única condición: la remodelación completa del mítico The Q.