La Premier frena la venta del Newcastle

0
Newcastle
  • La liga británica se ha opuesto a la venta del Newcastle inglés a un fondo de inversión de Arabia Saudí por la vinculación de éste con las retransmisiones deportivas piratas.

Al final, la Premier League se ha acabado oponiendo a la venta de uno de los clubes históricos del fútbol británico, el Newcastle, a un importante fondo de inversión saudí. Sin embargo, los motivos que han llevado a la liga británica a impedir la operación no han sido los de la defensa de los derechos humanos después de la denuncia que en su momento realizaran organizaciones como Amnistía Internacional advirtiendo del repetido y continuado incumplimiento por parte de Arabia Saudí al mínimo respeto por la defensa de tales derechos, sino que ha sido una causa algo más pecuniaria la que ha motivado a la Premier a tomar la decisión.

No habrá venta

Definitivamente la operación puesta en marcha que pretendía acabar con la venta del Newcastle inglés a un fondo de inversión de Arabia Saudí se ha paralizado y, salvo sorpresas de última hora, de manera definitiva. La Premier League se ha negado a que se lleve a cabo dicha operación después de conocerse la vinculación por parte de dicho fondo de inversiones, perteneciente al gobierno saudí, con un importante sitio de transmisión de eventos deportivos piratas, la plataforma de streaming BeoutQ, muy relacionada con el príncipe saudí Mohammad Bin Salman.

La decisión llega apenas unas horas después de que se depositaran en las oficinas de la Premier League una serie de documentos que vinculan al régimen saudí con BeoutQ a pesar de las negativas dadas por el gobierno de aquel país a la existencia de dichas relaciones.

300 millones de libras

La decisión adoptada por la Premier League ha caído como un jarro de agua fría en el seno de la dirección del Newcastle, que confiaba en poder cerrar una operación que hubiera dejado en manos de los actuales dueños una cifra que habría rondado los 300 millones de libras, esto es, unos 340 millones de euros aproximadamente, y que irían a parar a las arcas de Mike Ashley, norteamericano dueño del club.

Se da la circunstancia de que ha tenido que ser el posible daño que a los intereses comerciales de la Premier y de los propios clubes que la integran, en cuanto a los acuerdos televisivos cerrados con diferentes plataformas, la que haya motivado la negativa de la liga a la autorización de dicha venta, unos intereses que han quedado muy por encima del hecho de la venta del club a uno de los países más denunciados por vulneración y violación sistemática y continua de derechos humanos fundamentales.