Gatlin le da a Nike su oro menos brillante

0
Gatlin
El oro de Gatlin en los Mundiales de Londres llega cargado de polémica
  • La victoria del norteamericano en la prueba de los 100 metros lisos en los Mundiales de Londres sobre Usain Bolt en la retirada del jamaicano queda ensombrecida por el pasado de Gatlin, suspendido hasta en dos ocasiones por dopaje.

Marzo de 2015. La firma estadounidense Nike anuncia el que probablemente haya sido uno de los acuerdos de patrocinio más polémicos de la compañía en los últimos años: volvería a patrocinar a partir de ese momento al norteamericano Justin Gatlin, atleta estadounidense especializado en pruebas de velocidad que cuenta en su palmarés el título de Campeón Olímpico de los 100 metros lisos en los Juegos de Atenas 2004 y de Campeón del Mundo de los 100 y 200 metros lisos conquistados tan sólo un año después en el campeonato celebrado en Helsinki.

Una decisión polémica

Pero sobretodo, Gatlina pesar de tener por entonces 33 años, era uno de los grandes aspirantes a conquistar el oro en los Mundiales de Atletismo que se celebrarían ese mismo año en Pekín de los 100 y 200 metros lisos. O lo que era lo mismo, en el pequeño grupo de atletas capaces de plantar cara al hombre más rápido del mundo, Usain Bolt, se encontraba Gatlin. ¿Qué había de polémica entonces en el patrocinio de Nike?

Para hallar respuesta a esta pregunta hemos de recurrir al pasado del norteamericano. La polémica del patrocinio acordado por Nike junto al atleta norteamericano radicaba sobretodo en el pasado del mismo. Cuando apenas era un joven atleta que despuntaba en el atletismo universitario (Gatlin logró seis títulos consecutivos de la NCAA), en el año 2001 fue sancionado durante dos años por un positivo por anfetaminas detectado en el Campeonato Junior de los Estados Unidos. Gatlin recurrió y argumentó que su positivo se debía a los medicamentos que venía tomando desde su infancia para tratarse el trastorno por déficit de atención que le fue diagnosticado, lo que motivó que la IAAF redujera la sanción a tan sólo un año.

A partir de la sanción, su carrera fue meteórica. Numerosos títulos y premios personales culminaron con el citado oro olímpico en los Juegos de Atenas y el doble título de Campeón del Mundo de un año después en Helsinki. Sin embargo, esta prometedora carrera volvió a truncarse nuevamente por otro caso de positivo, esta vez por testosterona. La USADA, la Agencia Antidopaje Estadounidense, tras detectar este segundo positivo después del detectado en 2001, sancionó al atleta de por vida, sanción que se redujo hasta los ocho años tras comprometerse Gatlin a colaborar con la justicia en la investigación y persecución del dopaje dentro del atletismo. Aún así, Gatlin recurrió los ocho años ante el Tribunal de Arbitraje de Estados Unidos, que volvió a reducir la sanción hasta los cuatro años.

Gatlin volvió a competir en el año 2010 y otra vez retomó la senda de los triunfos hasta llegar a los Juegos de Londres, donde conquistó la medalla de bronce. Sin embargo, su imagen y su figura quedaron manchadas para siempre por la sombra del dopaje.

Críticas desde la propia Nike

En los Mundiales de aquel año 2015, para cuyo triunfo había supuestamente recuperado NikeGatlinUsain Bolt Puma volvieron a imponerse, pero a Nike no le salió nada barato su atrevimiento. Incluso desde la propia marca importantes embajadores de la multinacional criticaron duramente el mensaje que Nike estaba transmitiendo volviendo a fichar a Gatlin“No importa lo que hagas con tal de vencer”. Con esas palabras Paula Radcliffe, una de las principales embajadoras de Nike en aquel momento, campeona del mundo de maratón y plusmarquista mundial de esta distancia, criticaba la postura de Nike a la que preguntaba qué clase de valores se estaban dando a los más jóvenes.

Ante la oleada de críticas en redes sociales y desde dentro de la propia compañía como decimos, la firma optó por adoptar una posición en segundo plano en cuanto a su relación con Gatlin a la vista de los acontecimientos, pero jamás llegó a romper su relación de manera definitiva, lo que fue duramente criticado.

El oro más agridulce

La cita se antojaba clave en estos Mundiales de Londres 2017. Usain Bolt estaba ante su última prueba de los 100 metros lisos de su carrera, prueba en la que durante tantos años ha dominado, y en la que era el hombre a batir. Sin embargo, una mala salida le condicionó toda la carrera para acabar, finalmente, en un tercer puesto histórico por suponer la carrera con la que Bolt se retiraba. Y el atleta que pudo poner fin al dominio del jamaicano no ha sido otro que Justin Gatlin, que desde ese instante ha compartido el protagonismo con Bolt y con la propia Nike, una marca en cuyo proceder sin embargo hay varias cuestiones para el análisis.

Más de un día después del triunfo del norteamericano, la firma no había emitido aún ningún mensaje de felicitación o promoción con su embajador, Gatlinalgo que llama especialmente la atención. Para muchos especialistas, el triunfo de Gatlin no llega en un bueno momento para Nike tras los casos de ArmstronSharapova y el propio Gatlin. En el seno de la compañía ya hay voces que temen que la imagen de Nike quede asociada a grandes estrellas del deporte que consiguieron sus triunfos apoyadas en conductas inapropiadas o en el consumo de sustancia ilegales.