Los Juegos de París ya empiezan a temer al coronaviurs

0
Paris
  • Cada vez son más los expertos que afirman que el proyecto se ha quedado fuera de lugar incluso antes de comenzar

Levamos semanas advirtiendo de las graves consecuencias que la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 está provocando en un evento como los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, unos Juegos que, a pesar de haber sido aplazados al año 2021, tienen muy en el aire su celebración. Pero la pandemia del coronavirus no parece detenerse en la cita olímpica japonesa sino que ya hay voces que alertan del impacto que la misma va a tener en la siguiente gran cita olímpica, en los Juegos Olímpicos de París 2024, un impacto que ya está comenzando a notarse.

Las inversiones, en riesgo

Las luces de alarma se han encendido de manera definitiva en la organización de los Juegos Olímpicos de París 2024. El aplazamiento de la cita olímpica japonesa de Tokyo de 2020 a 2021 y las últimas manifestaciones procedentes del gobierno nipón, dispuesto a suspenderla de manera definitiva de no hallarse antes una vacuna eficaz contra el coronavirus, han llevado la inquietud a los organizadores franceses. Si a ello le sumamos la inevitable crisis económica posterior al coronavirus hacia la que el mundo se aventura, el proyecto de París 2024 comienza a tambalearse mucho tiempo antes incluso de su recta final.

Y en el centro de toda esta preocupación, nuevamente el apartado económico. desde el Comité Organizador comienzan a reconocer abiertamente que desconocen cuáles serán las secuelas que el coronavirus deje en los patrocinadores de los eventos deportivos y las dudas respecto al cumplimiento, sobretodo a nivel económico, por parte de esas grandes empresas, de los compromisos alcanzados en su momento en relación a París 2024 son cada vez mayores.

Tokyo puede dar la puntilla a París

A pesar de que la esperanza a la que se agarran los organizadores es que aún es pronto para evaluar como será de grande el impacto de la crisis económicos sobre las inversiones a realizar para la organización de París 2024, de lo que nadie duda es que dicho impacto será importante. La suma de dicha inversión, tanto de sectores públicos como privados, estaba previsto que alcanzara alrededor de los 3.500 millones de dólares solamente en infraestructura, una infraestructura la mayoría de la cual aún no ha visto comenzar sus obras a excepción de la Villa Olímpica, situada en Saint-Denis, actualmente en fase de demolición.

El problema se magnifica hasta el extremo si tenemos en cuenta que para otros proyectos considerados esenciales dentro de la organización, el patrocinio privado procedente de importantes sponsors superará los 1.200 millones de dólares. Ante esta situación, y sobre todo, ante estas cifras, y con el mundo adentrándose en una crisis económica sin precedentes, la recesión parece inevitable, y las inversiones que tenían previsto realizar esos sponsors privados es seguro se verá afectada.

Para colmo, la situación por la que atraviesa Tokyo 2020 no ayuda. El hecho de haber tenido que retrasar su celebración hasta el año 2021 supondrá que la mayor parte del esfuerzo económico que sus sponsors y patrocinadores iban a realizar este año quede postergado al año próximo, con el mundo metido ya de lleno en esa crisis económica y, sobre todo, solapando el protagonismo que la cita japonesa debería ceder, tras su celebración y ya en 2021, a el evento francés. Con Tokyo aún celebrándose en 2021 es fácil vislumbrar que los patrocinadores oficiales van a tener muy complicado asumir el compromiso ya para ese año adquirido con París 2024.

Esta cohabitación durante el año próximo de los dos Juegos puede tener unas consecuencias nefastas. Sobre todo para París. Y sobre todo a nivel económico. Los derechos de los patrocinadores de París 2024 ya deberían estar activos tras Tokyo 2020, algo que no va a ser así y que viene a sembrar las dudas acerca de cómo puede afectar todo a la cita gala. el miedo al coronavirus se extiende. Y París empieza sufrir sus primeras consecuencias.