La NFL y la NBA rechazan el «experimento» de la Bundesliga

0
NFL
  • El regreso de la Bundesliga a la competición oficial en esta nueva normalidad, sin público en las gradas, era esperado por otras organizaciones deportivas que ya han tomado buena nota del impacto de una competición sin público

El regreso de la Bundesliga a la competición oficial era algo muy esperado no solo por los aficionados al mundo del fútbol sino por la mayor parte de organizaciones deportivas que se encuentran en una situación similar a la alemana. El hecho de ser la liga germana la primera en regresar con las nuevas condiciones post-confinamiento, esto es, sin público en las gradas, era un elemento de análisis importante que organizaciones como la NFL o la NBA esperaban para poder extraer conclusiones más o menos claras sobre el impacto de un deporte sin aficionados en las gradas, algo de lo que ya han tomado buena nota y les ha llevado a una conclusión clara.

Más de 5.000 millones de pérdidas en la NFL

La NFL lo tiene claro. No quiere vivir una situación como la que se ha vivido en la Bundesliga este fin de semana por mucho que las audiencias televisivas, al menos ahora inicialmente, se hayan disparado. La organización ha echado cuentas y estima que las pérdidas por no poder llevar público a sus gradas durante esta temporada alcanzarían más de 5.000 millones de dólares, en concepto de venta de entradas, pérdidas de patrocinadores, concesiones de restaurantes, merchandising en los estadios o parking en los mismos. Esto es, una pérdida de casi el 40% de sus ingresos habituales.

No queda ahí el alcance del impacto. Para la liga, la ausencia de aficionados en la grada de sus estadios repercutiría además en los sueldos de los jugadores, que en la actualidad tienen comprometidos un 47% de los beneficios de las franquicias durante el 2020 y que el nuevo convenio colectivo eleva hasta el 48% para la temporada 2021, cifras que evidentemente habría que revisar.

El alcance del impacto no sería el mismo para todas las franquicias. En un extremo, el de menor impacto, se situarían franquicias como los Cincinnati Bengals o los Tennessee Titans, con pérdidas que «apenas alcanzarían» un tercio de sus ganancias. En el extremo opuesto, los Cowboys o los Patriots, que estiman sus pérdidas en más de la mitad de sus ingresos.

La NBA busca alternativas

A la NBA tampoco le ha gustado el experimento de la Bundesliga. Consideran que si no hay más remedio es una solución que deberán adoptar pero ya buscan alternativas para jugar los encuentros si bien no con todo el aforo completo, al menos con un número de aficionados que dé algo de calor a los pabellones y ello minimice lo máximo posible el impacto negativo que jugar sin público va a provocar.

La liga de baloncesto estudia posibilidades de llevar público a los pabellones manteniendo las distancias de seguridad recomendadas, lo que puede reducir el aforo a aproximadamente un cuarto de la capacidad de los mismos aunque, según Adam Silver, seguro que es mucho mejor que jugar con canchas vacías: «Suponiendo que no llegue una vacuna a corto plazo, ¿hay cosas que podamos hacer en nuestros pabellones? Quizá no podamos tener 19.000 personas, pero a lo mejor podemos tener 5.000 aficionados. Quizás haya protocolos que permitan esta posibilidad«

La organización no quiere hablar, al menos de puertas hacia fuera, del impacto negativo que jugar sin público va a provocar en sus pabellones aunque a nivel interno reconocen que la merma en sus ingresos y en los de las franquicias estaría muy pareja a la que va a provocar en la NFL.