¡Bombazo! La NCAA abre las puertas al patrocinio de sus universitarios

0
NCAA
  • Por primera vez en su historia la Asociación admite estar estudiando la posibilidad de que sus universitarios puedan firmar acuerdos de patrocinio incluso antes de dar el salto al mundo profesional

Puede que antes nunca se haya estado tan cerca de conseguir el que podría considerarse un hito histórico dentro del deporte universitario norteamericano. Y aunque el motivo no es más que intentar poner remedio a una sangría que parece se convertirá en tendencia en los próximos años si no se actúa con rapidez, lo cierto es que, por primera vez en su historia, la NCAA se está planteando seriamente admitir el hecho de que los cracks del futuro del deporte en los Estados Unidos puedan tener patrocinador personal incluso antes de ser profesional, durante su etapa universitaria.

Un hecho histórico

Según ha podido conocer Marketing Deportivo MD, la NCAA debate desde hace unas semanas a nivel interno la posibilidad de que los que están llamados a ser los cracks del futuro en el deporte USA puedan firmar, por primera vez en la historia, acuerdos de patrocinio individuales con las principales firmas comerciales de cualquier sector que así lo desee, algo impensable hace tan solo unos meses.

La decisión, que de alcanzarse sería histórica, no carece de importancia. Y no solamente por los beneficios económicos que puede reportar a esos cracks universitarios antes de dar el salto al mundo profesional. El debate llega como una posible solución a una realidad acuciante ante la que la NCAA se ha visto obligada a hacer frente en los últimos años. Ante esta imposibilidad actual de poder firmar acuerdos de patrocinio con marcas comerciales durante su etapa universitaria, la NCAA está comprobando como las grandes estrellas de último año universitario están abandonando sus universidades con rumbo a destinos donde no haya estas restricciones. La alarma saltó cuando futuras estrellas como RJ Hampton (actualmente en los New Zealand Breakers) y LaMelo Ball (en los Illawarra Hawks) emigraran a la liga australiana en su último curso de universidad a la NBL australiana a la espera de ser elegidos en el Draft de este año (ambos están considerados Top 5) a cambio de jugosos acuerdos comerciales.

Adaptarse o morir

La decisión no es sencilla ni mucho menos. Una de las señas de identidad de la NCAA y de la que ha hecho gala siempre ha sido su prohibición de que las grandes corporaciones comerciales, ya fueran deportivas o de cualquier otro sector, pudieran entrar en las estrellas del futuro que cursaban estudios en sus universidades.

De cara al exterior era una medida orientada a proteger al futuro crack ante una amenaza como la del dinero que podía llegarle en forma de patrocinio que pudiera arruinar su carrera incluso antes de que la misma pudiera arrancar. Sin embargo, la medida estaba dirigida también a proteger los intereses de las grandes firmas comerciales a las que sí se les permitía (y permite) firmar acuerdos de patrocinio con las Universidades.

Ahora, con la esta posible nueva medida de permitir los acuerdos de embajadores de marca en los cracks universitarios, la NCAA está analizando el choque de intereses que ello puede conllevar en las universidades que, por ejemplo, tengan alianzas firmadas (valoradas en muchos millones de dólares) con una determinada firma comercial y su principal estrella tenga acuerdos personales con marcas rivales.