adidas sueña con la bomba Messi-Beckham tras el Covid-19

0
David Beckham y Leo Messi
  • La firma alemana quiere que el crack argentino vista su marca antes de su retirada
  • Su unión a su otro gran embajador, David Beckham, en una liga como la MLS, patrocinada por adidas, supondría un golpe brutal a sus rivales en el mercado

Con la certeza de tener la temporada prácticamente finiquitada a nivel mundial en casi todos los deportes, las firmas trabajan en la vuelta a la normalidad una vez transcurra la grave pandemia que está asolando al planeta. Y con este escenario como telón de fondo, una de las marcas que ya trabaja para asestar un duro golpe a sus rivales en la conquista del mercado en ese retorno a la normalidad es la multinacional alemana adidas.

Dos cracks separados

En un mercado en el que Nike parece haber llevado la voz cantante en los últimos años a nivel de embajadores, tanto en clubes como en jugadores, adidas ya trabaja activamente para dar un golpe encima de la mesa en esa tan ansiada vuelta a la normalidad. Y entre sus grandes objetivos está el unir el futuro de sus dos máximos embajadores a nivel mundial en el planeta fútbol: David Beckham, icono de la marca a pesar de llevar años retirado, y Leo Messi, su gran representante en activo, icono de la multinacional y el mayor valor de la compañía dentro del mundo del deporte.

Ambos en sus parcelas, el británico como propietario de una de las franquicias de la MLS norteamericana, y el argentino como máximo exponente del fútbol mundial, confieren a la compañía alemana un dominio casi absoluto en sus respectivos territorios pero de una manera muy distinta. Así, mientras que Beckham se desenvuelve en un escenario favorable para la compañía, con una MLS entregada a la firma de las tres bandas (tiene patrocinio exclusivo hasta el año 2024), la situación del argentino es más delicada. A pesar de ser el mayor embajador de la compañía, juega en un club patrocinado por Nike, por lo que sus logros, a nivel individual, se diluyen a veces en el universo Nike, restando protagonismo a la marca a la que representa.

Un Objetivo y una realidad

Esta dualidad no es del todo desconocida para adidas. La firma vive la misma situación pero en sentido contrario con el principal embajador de Nike: el portugués Cristiano Ronaldo, otrora jugador del Real Madrid (club vestido por adidas) y en la actualidad en las filas de la Juventus de Turín (otra entidad adidas). Precisamente por este motivo (en la marca alemana se han visto beneficiados en numerosas ocasiones de los éxitos individuales conseguidos por el jugador luso para desesperación de Nike), adidas pretende reunir a sus dos máximos exponentes: sus dos embajadores franquicias, Beckham y Messi, en un club adidas, el Inter Miami, y en una competición íntegramente dominada por la marca germana, la MLS. ¿Se puede pedir más?

Y aunque todo puede parecer un imposible, la realidad es que el deseo alemán puede estar más cerca de cumplirse a cada año que pasa. Y este 2020, con todo lo que se cierne sobre él, puede ser el año señalado. Leo Messi tiene una cláusula en su actual relación con el FC Barcelona que le permite desvincularse del club azulgrana a final de cada temporada si así lo decidiera. Pero, ¿está por la labor el argentino? Hay voces en su entorno que no descartan la jugada maestra alemana: es voz populi la delicada relación que el argentino mantiene con la actual cúpula azulgrana, una relación que ha tensado las posiciones entre ambas partes hasta el punto de que el crack sudamericano esté planteándose ciertamente la posibilidad de dejar el club catalán.

Y en su destino tiene mucho que decir la marca adidas. A pesar de tener a grandes entidades en Europa (Juventus de Turín, Real Madrid, Manchester United o Bayern de Munich), en la firma son conscientes que el argentino difícilmente se va a poner otra camiseta que no sea la azulgrana en el Viejo Continente por su amor a la entidad. Teniendo en cuenta esta variable, la opción más fiable se encuentra al otro lado del Atlántico, en una entidad que crece a pasos agigantados gracias a los contactos de su dueño, David Beckham y en una liga que respira adidas por los cuatro costados. Además, la marca cumpliría otro de sus grandes objetivos: plantar cara a Nike su país de origen. Una jugada maestra en la que sigilosamente ya se trabaja dentro de la marca y con la que sueñan los grandes directivos alemanes.