Un club alemán vende 140.000 entradas para su partido contra un «rival secreto»

0
Leipzig
  • El gobierno alemán comunicará en las próximas horas si autoriza la vuelta del fútbol prevista para el próximo 9 de mayo

Hacer de la necesidad una oportunidad. Así al menos ha interpretado esta crisis uno de los clubes alemanes que más afectado se está viendo por la misma, atravesando un delicado momento económico, pero que ha puesto en marcha una original iniciativa que le está reportando importantes beneficios, y no solo en el apartado pecuniario, que también.

Un rival «invisible» y «secreto»

El Lokomotive Leipzig es un modesto club alemán de la  liga regional noroeste alemana (la cuarta división alemana) que está atravesando, como muchos otros, una delicada situación económica como consecuencia de la crisis del coronavirus. Sin embargo, lejos de quedarse estático lamentándose por las graves pérdidas que la paralización de la competición le está suponiendo, ha puesto en marcha una original e interesantísima estrategia que ya le ha reportado importantes beneficios.

Así, el propio club anunció en sus redes sociales la celebración, prevista para el próximo 8 de mayo, de un partido contra un rival «invisible» y «secreto», encuentro que sería retransmitido a través de dichas redes sociales oficiales del club y para el cual la entidad abría sus «taquillas» para que los hinchas que así lo desearan pudieran adquirir sus entradas.

Récord de toda su historia

Las entradas se pusieron a la venta al precio de 1 euro y el objetivo era paliar el tremendo impacto negativo que la crisis del Covid-19 estaba dejando en sus arcas. Lo que quizás no esperaban es la enorme respuesta de una afición volcada que no ha dudado en adquirir sus tickets para presenciar dicho encuentro.

Así, el club ha informado a través de su página web que ha logrado vender 140.000 localidades para dicho encuentro, convirtiéndose en el partido con más entradas vendidas de toda la historia del club, incluyendo las semifinales de la antigua Recopa de Europa de 1987 contra el Girondins de Burdeos francés, en el que se logró establecer el que hasta ahora era un récord en la entidad alemana con 120.000 entradas vendidas.