Puma quiere convencer a Sterling con 115 millones

0
Raheem Sterling
  • La compañía alemana quiere convertir al futbolista británico en su nuevo embajador franquicia a nivel mundial

En medio de la enorme crisis por la que atraviesa una de las compañías más importantes de la industria del deporte, con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo tramitado y solicitado un rescate al gobierno alemán, la multinacional alemana Puma cree que la mejor manera de salir de la situación es poniendo en marcha práctica aquello de que la mejor defensa es un buen ataque y ha fijado sus objetivos en uno de los futbolistas con mayor futuro del mundo: el británico del City Raheem Sterling.

Embajador franquicia

Raheem Sterling ya es una estrella. No solo a nivel deportivo, con los grandes de Europa llamando a las puertas de su representante para intentar persuadirlo para salir del City, sino también a nivel mediático y publicitario. Dentro de la industria del marketing deportivo se considera que un deportista no es una estrella consolidada hasta que estas tres variables, repercusión deportiva, mediática y publicitaria, no alcanzan un nivel más que considerable en torno a su figura. Y para las firmas comerciales, Sterling ya ha alcanzado ese nivel.

Partiendo de aquí, no es de extrañar el interés de la multinacional alemana Puma por hacerse con sus servicios, un interés que ha valorado en 115 millones de euros, que es la cantidad que está dispuesta a poner encima de la mesa de los representantes del jugador para que el delantero del City, que termina contrato con Nike, acabe recalando en el portfolio de la marca alemana, carente de embajador franquicia tras la retirada de Usain Bolt y la venida a menos de en otro tiempo grandes estrellas mediáticas de la compañía como Fernando Alonso o Mario Balotelli.

Críticas a Puma

Puma es consciente de que su misión no va a ser, ni mucho menos, sencilla. Marcas rivales como adidas, Under Armour o incluso la propia Nike, que desea mantenerlo en su roster, también van a entrar en la puja, lo que viene a justificar la enorme suma de dinero que la firma con sede en Herzogenaurach está dispuesta a poner encima de la mesa del jugador.

Pero la estrategia no está exenta de riesgos. Sobre todo a nivel de imagen. Las críticas no han dejado de llegar a la compañía tras conocerse sus intenciones y el montante que está dispuesto a abonar por el jugador, algunas de las cuales le llegan desde los propios inversores de la compañía. En el seno de la marca hay voces discrepantes que no entienden cómo puede llegar a llevarse a cabo dicho desembolso cuando la firma ha presentado un expediente de regulación de empleo temporal que afecta a miles de trabajadores, que ha puesto en marcha políticas de reducción de sueldos y que ha solicitado un rescate al gobierno alemán que puede llegar a oscilar en torno a los 2.000 millones de euros.

Las cartas están sobre la mesa. Una estrategia arriesgada pero que en Puma ven absolutamente necesaria si quieren sobrevivir con una oferta mareante por un jugador llamado a ser referencia en el mundo del fútbol en los próximos años.