Inglaterra esconde a Farah… y Nike se olvida de su oro

0
Mo Farah
El Oro mundialista de Mo Farah ha pasado inadvertido para los británicos y para Nike
  • Ni Nike, marca que lo patrocina, ni su propia Federación, han hecho excesiva promoción del título de los 10.000 metros conquistados por el británico en el Mundial de Atletismo de Londres.

La sombra de la sospecha que la USADA, la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos, vertió recientemente tanto sobre Nike y su Nike Oregon Project, con el polémico entrenador cubano Alberto Salazar a la cabeza, y que afectaba a Mo Farah como atleta importante dentro de ese proyecto, ha enrarecido sobremanera la presencia del británico en los Mundiales de Londres y la actitud tanto de su Federación como de su marca ante sus triunfos.

Una situación extraña

Rara. Así podría denominarse, cuanto menos, la situación que durante estas semanas se ha vivido en el entorno de Mo Farah. Y es que es, precisamente, eso, extraña, la manera de proceder tanto de la Federación Nacional de su país como de la marca que lo patrocina durante estos mundiales.

Es difícil de comprender que una Federación (se podría hablar de un país a nivel institucional) que organiza unos Mundiales de Atletismo, el evento más importante después de unos Juegos Olímpicos en este deporte, “esconda” de la manera que lo ha hecho a uno de sus máximos representantes (y valores) dentro del mismo, dominador absoluto de los 5.000 y los 10.000 metros y llamado hace meses a ser uno de los iconos de los Mundiales británicos.


[rad_rapidology_inline optin_id=optin_2]


Nike tampoco lo celebra

Sin embargo, poco (por no decir nada) ha tenido de repercusión la presencia del británico en las filas del equipo nacional a la hora de promocionar los Mundiales de Atletismo por las autoridades del país y mucho menos el oro conseguido en la primera de las grandes pruebas, la de los 10.000 metros.

Pero si extraña parece esa actitud, basada evidentemente en las acusaciones de dopaje anteriormente mencionadas, no lo es menos la actitud de la marca que lo patrocina y la otra gran implicada en dicho escándalo. A pesar de hacerse con el oro mundialista, la promoción que la firma ha realizado del título alcanzado ha sido mínima por no decir nula. Si acaso, el lanzamiento de las nuevas Nike Air Zoom Pegasus como las zapatillas que ayudaron al corredor a triunfar nuevamente en una de sus especialidades.

Las investigación que está llevando a cabo la USADA sobre el Nike Oregon Project, con su máximo exponente a la cabeza, el entrenador Alberto Salazar, está pasando factura a todo aquél relacionado, directa o indirectamente, con los mismos. Hasta el punto que ya es la propia marca la que trata de huir de cualquier tipo de relación con esos protagonistas… aunque ello suponga ocultar otro oro olímpico, como ha sucedido ya en estos mundiales con el oro de Gatlin.