Y tras FIFA, adidas renueva con UEFA

0

Noviembre de 2013. La multinacional norteamericana Nike ve como uno de sus grandes objetivos, entrar en la sponsorización de los grandes eventos deportivos, hasta ahora copados en su gran parte por la compañía alemana adidas, se esfuman tras el acuerdo alcanzado por la marca de las tres tiras con la FIFA para prolongar la consideración de patrocinador oficial de los Mundiales de Fútbol hasta el año 2030.

Ahora, casi tres meses después, conocemos otra importante alianza alcanzada por la multinacional alemana pero esta vez con los rectores del fútbol europeo, con la UEFA, con la que ha acordado una prolongación de los acuerdos existentes y que permitirán, durante tres años más, seguir contando con la consideración de patrocinador oficial del máximo organismo del fútbol europeo, siendo balón oficial de las rondas clasificatorias que se disputarán en Europa válidas para la Eurocopa de Francia del año 2016 y del Mundial de Rusia de 2018.

De este modo, se consolida en el tiempo las diferentes estrategias seguidas por ambas marcas a nivel mundial dentro del deporte y de la que ya hemos hablando ampliamente en Marketing Deportivo MD. Así, mientras Nike se preocupa por alcanzar importantísimos acuerdos con las principales figuras del deporte a nivel mundial, considerando éste el medio vehicular perfecto para llegar antes al aficionado, adidas se centra en una estrategia mucho más arriesgada: la de patrocinador de grandes eventos deportivos, una vía mucho más complicada para tratar de calar en el consumidor de deporte en general y que se encuentra con grandes peligros, como el ambush marketing que otras compañías, como Nike, ponen en marcha para restar impacto en la identificación en el consumidor entre adidas y esas competiciones.

Otro gran riesgo de la estrategia seguida por adidas no es otro que un hecho clave y fundamental que repercute directamente en sus números: el año pasado ya fue objeto de análisis en Marketing Deportivo MD los pobres números de adidas en sus balances, algo que la propia marca reconocía y achacaba directamente a la ausencia de grandes eventos deportivos en ese ejercicio que pudieran mejorar los datos de las cuentas de los alemanes. De ahí la importancia de este año 2014, con el Mundial de Brasil en el horizonte, para la marca alemana y su interés en tratar de controlar, en la medida de lo posible, las embestidas que marcas como Nike o su hermana  Puma van a tratar de infringir a adidas a través de estudiadísimas y creativas campañas de marketing de emboscada.