¿Y si al final el United se va con….Umbro?!!!

0

Principios de Marzo de 2014. Todo el mundo, incluído Marketing Deportivo MD, nos hacemos eco de una noticia adelanta por el diario británico Daily Mirror: el United había logrado alcanzar un acuerdo, importantísimo acuerdo, con la multinacional norteamericana Nike que finalmente habría accedido a las pretensiones de la familia Blazer y estaba dispuesta a convertir al conjunto de Old Trafford en el club que más dinero recibiría por la sponsorización técnica de su camiseta: alrededor de 60 millones de libras anuales en un contrato de 10 años de duración que daría como resultado un gigantesco acuerdo de 600 millones de libras.

El acuerdo era total por ambas partes y sólo restaba dar oficialidad por las mismas a la nueva vinculación contractual, algo que por ahora aún no ha sucedido. Pero… ¿y si todo no estuviera tan claro como nos apresurábamos a decir hace apenas dos semanas?

Al mismo tiempo que el Daily Mirror lanzaba en exclusiva la noticia, en los Estados Unidos, en la sede de la firma Iconix Brand, se llevaba a cabo una reunión que sentaba a ambos lados de la mesa a los representantes del Manchester United, por un lado, y a los representantes de Iconix Brand Group, actual propietaria de la marca británica Umbro, que fuera filial de Nike hasta hace algo más de un año cuando se cerró su venta al grupo norteamericano. Y encima de la misma, una oferta más que interesante que los nuevos propietarios de Umbro hacían llegar a los representantes enviados por la familia Blazer y en la que dejaban bien a las claras sus intenciones con la seriedad y fortaleza de la misma: querían que Umbro volviera a ser la marca responsable de equipar al United.

Y mientras todo el mundo hablaba de la noticia adelantaba por el Daily Mirror, los representantes del United se volvían a Manchester con una oferta más que interesante que propició que al menos en otras dos ocasiones, esta vez en suelo británico, se volvieran a ver con los nuevos dueños de Umbro.

La situación de Umbro tras la venta a Iconix Brand Group ha dado un giro radical. De ser considerada como un auténtico lastre, ha pasado a formar parte de un grupo con un músculo financiero y económico importantísimo, con una fuerte presencia en los Estados Unidos y con un interés más que real en volver a colocar a la firma en el escaparate de los grandes clubes y selecciones nacionales dentro del mundo del fútbol tal y como así se plasma en los últimos acuerdos firmados por Umbro con importantes clubes europeos.

La venta de Umbro por parte de Nike a Iconix Brand Group incluía una claúsula por la que Nike podía quedarse con todos aquellos valores que considerara interesantes para la compañía como fueron clubes del prestigio del Manchester City, el Athletic de Bilbao o incluso la propia Federación Inglesa de Fútbol. Sin embargo, ahora Umbro pretende devolverle la jugada a Nike arrebatándole una de las joyas de la corona de la firma norteamericana, quitándoles un acuerdo que muchos ya daban por cerrado pero donde ha aparecido, de la nada, la que ya muchos expertos pronosticaban como que sí existía, que era real: una marca tapada, oculta, que saltaría a la palestra cuando nadie lo esperara. Ese momento ha llegado. Y esa firma es Umbro.

El primer golpe ya lo ha dado, arrebatándole a Nike un club como el Everton. El segundo puede ser mortal. De confirmarse su vuelta al United, no sólo volvería a un club al que estuvo ligado durante muchísimos años. Confirmaría que su apuesta por el retorno al primer plano de la actualidad en el mundo del patrocinio deportivo es real. Nike, Umbro ya está aquí. Y ha venido para quedarse.