Y a pesar de todo, el verde de Nike sigue dando que hablar

0

La estrategia de la multinacional norteamericana Nike de pagar a adidas con la misma moneda que los alemanes utilizaron en la liga brasileña (recordemos que vistió con los colores de la canarinha a uno de sus clubes, el Palmeiras, algo que indignó a los norteamericanos que llegaron a alzar su voz hasta la propia CBF para que exigiera una rectificación tanto al club como a adidas) vistiendo en la liga mexicana hasta a cuatro equipos que lucen su swoosh, está reportando a la firma una exposición mucho mayor que incluso la que esperaban en Oregon.

Si hace tan sólo un par de días hablábamos de la rapidez con la que la compañía adidas había tratado de poner fin a dicha estrategia de Nike, respondiendo en las redes sociales con otra hiriente campaña en la que recordaba tanto a Nike como a los clubes que colaboraron en esta estrategia así como a los hinchas de los mismos que “La pasión no se intercambia. Tus colores o ninguno”, una respuesta que se había llevado los elogios de los especialistas en el sector que vieron en la misma la mejor manera de poner fin a la jugada de Nike, ahora, tan sólo unos días después, se está demostrando que la campaña verde de Nike tiene mayor fortaleza y vida de la esperada (incluso puede que en la propia marca) y la réplica de adidas, hasta entonces considerada adecuada, parece ahora ser más que insuficiente para frenar los ecos de la misma.

Y es que por diferentes motivos, la estrategia de los norteamericanos aún sigue dando que hablar y haciendo correr ríos de tintas en los medios mexicanos aunque por motivos ajenos al propio hecho de los uniformes verdes de equipos como el América, Pachuca, Atlas o Tijuana.

Y es que ahora lo que realmente se debate en México es de quién es la culpa de que Nike haya podido poner en marcha dicha estrategia, una polémica que sigue dejando muy viva, para mayor gloria de los norteamericanos, dicha estrategia. Y todo por una cuestión meramente reglamentaria. Así, la duda está en si la iniciativa contó con la complicidad de los clubes, que es más que evidente, pero sobre todo, con la complicidad o la pasividad de la Federación Mexicana de Fútbol, un organismo, recordemos, patrocinador por adidas.

Las dudas surgen porque según el reglamento, cada uno de los 18 equipos que participan en cada torneo tienen la obligación de comunicar los uniformes que utilizarán durante el campeonato, teniendo de plazo hasta dos semanas antes de que éste dé comienzo, un plazo que se cumplió en diciembre del año pasado. Y, sin embargo, en la web de la Liga MX, ninguno de esos cuatro clubes tenía ese uniforme verde expuesto como oficial, lo que lleva a pensar que, simplemente, no lo había comunicado a la Liga.

Si ello es así estamos ante dos posibilidades: uno, que se haya producido una injustificable falta de apreciación y puesta en práctica del reglamento por parte de la propia liga, inacción que habría permitido la puesta en marcha de dicha estrategia por parte de Nike. La otra corriente que ahora se debate en México y que cuenta con gran número de seguidores es que la propia liga hubiera hecho la vista gorda ante este hecho, algo verdaderamente difícil de pensar si tenemos en cuenta que, como decíamos anteriormente, está patrocinada por la propia adidas.

Y de una u otra manera, en silencio, y desde la distancia, Nike ve como su campaña se está convirtiendo en todo un éxito a nivel de exposición mediática, probablemente más incluso de lo que jamás hubiera pensado conseguir.