Y al final… Nike ejerce el derecho de tanteo sobre Kevin Durant

0
Kevin Durant en una campaña promocional de Nike
  • Nike ejerce el derecho de tanteo sobre Kevin Durant y retiene al jugador como uno de los grandes embajadores
  • Durant se había negado a ir con los Estados Unidos al Mundial de España para no vestir Nike después de su casi seguro contrato con Under Armour
  • En las últimas comparecencias ante la prensa, el jugador no lució logotipo Nike en ninguna de sus prendas

Mientras ya ha dado comienzo el Mundial FIBA de España 2014, ese al que Kevin Durant renunció a participar con su selección, la de los Estados Unidos, alegando un más que inquietante agotamiento físico y mental, que muy pocos llegaron a creerse, el culebrón en el que se ha convertido el asunto de su fichaje por la multinacional norteamericana Under Armour va camino de escribir un nuevo capítulo, esta vez, con la reacción de la firma Nike a la ofensiva de la compañía de Baltimore.

Nike ejerce el derecho a tanteo e igual la oferta de Under Armour

La historia del posible abandono de uno de los grandes pilares de la multinacional norteamericana Nike del regazo de la firma ha hecho que se escriban ríos de tinta en las últimas semanas ante la expectación que ello ha suscitado, una expectación a la que contribuyó en persona el propio Kevin Durant cuando sorprendió a propios y extraños con el anuncio del abandono de la concentración que su selección estaba llevando a cabo para preparar el Mundial FIBA que ya está en marcha en España.

Pero cuando todo parecía que se había apaciguado respecto a este asunto, cuando todo el mundo daba ya por hecho que el jugador de los Thunder acabaría en las filas de Under Armour, que arrebataría a Nike a uno de sus grandes pilares a golpe de talonario, la situación ha vuelto a dar un giro de tuerca y, cuando todo parecía ya encaminado como decimos a ver a Kevin Durant como nuevo máximo embajador de la firma de Baltimore, una reacción a última hora de Nike, mediante el ejercicio del derecho a tanteo que tiene firmado en el contrato con el jugador, daría lugar a que finalmente el último MVP de la NBA se quedara definitivamente con la marca del swoosh.

Una cláusula de 285 millones de dólares

Hace tan sólo unos días lo adelantábamos en Marketing Deportivo MD:  la nueva agencia de representación de Kevin Durant, Roc Nation, perteneciente al rapero Jay-Z, comunicaba a Nike la oferta que habían recibido de Under Armour: alrededor de 285 millones de dólares durante diez años además de una serie de extras como la construcción de un centro social que llevaría el nombre de la madre del jugador.

La gigantesca cifra que ponían encima de la mesa de los represetantes del jugador la compañía con sede en Baltimore era considerada por todo el mundo como suficientemente ambiciosa como para que Nike, que junto con adidas están inmersas en una nueva estrategia de contención de precios a la hora de renovar o fichar a sus nuevos embajadores dentro de la NBA, se viera poco menos que obligada a decir adiós a uno de sus grandes valores dentro de su equipo de embajadores. Sin embargo, no todo estaba dicho.

Nike contraataca

Y es que, cuando nadie lo esperaba, la multinacional norteamericana, aunque no lo ha reconocido aún oficialmente, ha dejado filtrar a sus círculos más cercanos que ejercerán la cláusula del contrato que le reserva el derecho a tanteo sobre el jugador ante cualquier oferta que se le pudiera presentar al mismo, con lo que la marca del swoosh se aseguraría la presencia del crack de los Thunder durante otros diez años, aunque ello le vaya a suponer una cifra muy superior a la que le había ofrecido en los últimos meses para renovar, alrededor de 20 millones de dólares anuales, y muchísimo más  evidentemente que los apenas 60 millones de dólares que ha supuesto su relación de 7 años con uno de los jugadores más comerciales que tiene Nike dentro del universo NBA.

Nike tenía hasta el próximo jueves para poder ejecutar ese derecho de tanteo que le confería el contrato firmado en su día con Kevin Durant, aunque muy pocos dentro del sector apostaban porque los norteamericanos finalmente ejercieran la misma, sobre todo, por las cifras que presentaba la oferta de Under Amour y, como decimos, por la política que tanto Nike como adidas parecen haber puesto en marcha en lo referente a renovaciones y nuevos contratos a firmar en la NBA.

La nueva situación para las partes

Con esta ejecución del derecho de tanteo, la situación da un giro de 180º para todos los protagonistas, conformando un escenario en el que todas las partes implicadas van a tener que hacer frente a unas nuevas circunstancias sobrevenidas de las que, quizás, el más beneficiado haya sido el jugador.

Para Nike, la situación, aunque a nivel de embajadores no cambie nada con la permanencia de Durant en su portfolio, la ejecución de la citada cláusula sí que tendrá una serie de consecuencias directas en la marca: la primera, y más palpable, es el enorme desembolos al que tendrá que hacer frente Nike, y no hablamos sólo en los 285 millones de dólares. Esos extras de la operación que Under Amour estaba dispuesta a asumir deben ahora ser equiparados por Nike. Y ojo, aunque no se ha hablado nada de que Nike fuera a construir ese centro social con el nombre de la madre de Durant que sí estaba dispuesta llevar a cabo Under Armour, en Nike, los extras en forma de comisiones a los que tendría que hacer frente elevarían la ficha anual del crack de los Thunder hasta una cantidad muy cercana a lo que percibe de los Thunder, casi 41 millones de dólares, extras que vendrían en unas mayores comisiones en ventas y otros royalties.

Para Under Armour se desmontaría uno de los pilares sobre los que pretendía empezar a incordiar verdaderamente a las grandes firmas, Nike y adidas, dentro del basket. Si bien sus índices de crecimiento son importantes y sostenibles, la verdad es que su incisión dentro del mercado es apenas insignificante. La pérdida de uno de los grandes pilares sobre los que pretendía apuntalar su nueva estrategia deja a la firma sin un objetivo claro al que dirigir ahora sus esfuerzos para lograr los objetivos que anhelaba con Durant.

Para el jugador, la permanencia en Nike va a suponer un verdadero respiro. La situación en la que él y sus representantes se habían metido, amenazando con irse a Under Armour, le llevó a un callejón sin salida que muy probablemente ese agotamiento mental al que hacía referencia viniera por este hecho. Sin embargo, no era la situación deseada por el jugador. Abandonar el status que tenía en Nike, donde era uno de los principales valores de una de las grandes marcas del sector para incorporarse a un ambicioso proyecto de una firma con apenas presencia dentro del mundo del baloncesto en relación a las dos grandes marcas dominadoras y que, en todo caso, no se sabía si iba a poder mantener el proyecto de manera coherente y eficaz en el futuro, no dejaban más que dudas en el crack de los Thunder.

La encrucijada de Nike

Pero la decisión de Nike es más que arriesgada. La firma del descomunal contrato con Kevin Durant podría hipotecar toda su estrategia a emprender y poner en marcha en el corto/medio plazo para la marca, no sólo a nivel institucional dentro del mundo del baloncesto sino, además, a través de acometer nuevas operaciones para renovar a sus embajadores actuales o contratar a nuevos. Y dentro de este apartado, un nombre propio sale a la luz sobre los demás: el de LeBron James.

Al nuevo crack de Cleveland le están comenzando a llegar cantos de sirenas más que sugerentes procedentes de Li Ning que bien podrían dar a una situación similar a la vivida con Kevin Durant. Y en este caso, llegados a este punto, Nike vería su capacidad de movimientos más que limitada tras el enorme esfuerzo económico al que va a tener que hacer frente con la operación de Durant.

Nike va a ejercer ese derecho de tanteo que tiene pactado en el contrato con Kevin Durant. Y logrará mantener al jugador en su portfolio, aunque a un precio muy elevado. Quizás, demasiado elevado. Tanto como para comprometer la estrategia de la marca en un futuro a corto y medio plazo.