…Y adidas dice que las “mangas” disparan las ventas

0

En el día de ayer traíamos en portada el debate que está surgiendo en toda la NBA, su entorno y los aficionados en el por qué del apoyo incondicional de la organización a las polémicas camisetas que la multinacional alemana adidas ha diseñado para revolucionar el mundo del baloncesto.

El mismo surgía ante la posición, infatigable, de apoyo por parte de la NBA a una prenda que está dando muchísimo que hablar en el mundo del baloncesto, aunque quizás no en el sentido que esperaba la marca e incluso la propia NBA. Una de las explicaciones más plausibles a este apoyo que en los últimos tiempos está cogiendo más fuerza sería el más que evidente interés de los jefes del baloncesto norteamericano en tener mayor superficie en las camisetas donde poder estampar la publicidad que más tarde o más temprano llegará a las franquicias.

Sin embargo, dentro de las grandes estrellas del baloncesto USA, voces tan legitimadas para ello como el propio LeBron James, MVP de la NBA en cuatro ocasiones y el considerado, a día de hoy, el máximo referente en el universo de estrellas que es la competición, y que no ha dudado en criticar la prenda de los alemanes.

Y como no hay mejor defensa que un buen ataque, la multinacional alemana ha salido a la palestra para contrarrestar toda esta oleada de críticas que salpica su estrategia (y quién sabe si la de la NBA) alegando que, en contraposición de la opinión de esas grandes estrellas, los aficionados sí que han dado la bienvenida de buen agrado a las nuevas elásticas, afirmando que las mismas están siendo un éxito de ventas en relación a los niveles de ventas de temporadas anteriores con las equipaciones tradicionales.

Así lo ha afirmado Chris Grancio, directivo de la firma textil, a la cadena NBC, mandando de paso un recado a las críticas de LeBron James (recordemos, uno de los grandes embajadores de Nike) afirmando que en las consultas realizadas por la propia marca entre sus embajadores y otros jugadores que no pertenecen a la marca, el nivel de satisfacción con la prenda era casi unánime y, en todo caso, ninguno criticaba que las mangas molestaran su dinámica de tiro a la hora de encarar la canasta, algo que alegó LeBron James para fundamentar sus críticas.

Una estrategia en la que hay muchas partes implicadas y no sólo adidas. Está mucho en juego y todas las partes, todas, lo saben.