Wimbledon coronó a adidas para sorpresa de Nike

0

El pasado domingo se puso punto y final a la actual edición de Wimbledon, uno de los torneos más prestigiosos dentro del mundo del tenis a nivel mundial y quizás el más importante que se juega sobre hierba.

Y si el resultado final del torneo acaparó más de una sorpresa, con el triunfo de un británico, Andy Murray, 77 años después de que lo hiciera el último, y además ante el actual número uno, fuera de las pistas se jugaba otro encuentro, el de las marcas, donde no hizo falta llegar al encuentro final para conocer quién había sido la ganadora en la presente edición.

La importancia que van dando las grandes firmas de ropa deportiva a un deporte como el tenis queda cada vez más patente con sus apuestas por este deporte: embajadores de nivel, presencia en los torneos, felicitaciones al campeón para activar su patrocinio y un montón de iniciativas que van reflejando, como decimos, la importancia de este deporte en la agenda de esas grandes marcas de ropa deportiva.

Sin embargo, la particular lucha adidas-Nike que tradicionalmente se pone en marcha en cada torneo y donde, casi siempre, significa el triunfo de la norteamericana frente a la alemana toda vez que tiene una mayor y más extensa carpeta de embajadores dentro del circuito, tanto del femenino como del masculino, este año contó pronto con una enorme sorpresa que allanó, para sorpresa de todos, el camino al triunfo hacia la alemana adidas.

De este modo, en la compañía de Oregon pronto se dieron que cuenta que este año Wimbledon no iba a ser territorio Nike, toda vez que sus principales embajadores iban cayendo, uno tras otro y de forma consecutiva, en las primeras rondas del torneo. Así, a la derrota de Rafa Nadal le siguieron de manera prematura la de uno de los grandes candidatos para hacerse con el torneo, el suizo Roger Federer además de las derrotas de Serena Williams en el lado femenino o de Juan Martín del Potro, último representante Nike que cayó a manos del serbio Novak Djokovic.

Así pues, nos plantamos en la final con un encuentro plenamente adidas, puesto que Andy Murray es uno de los principales embajadores de la marca, con un contrato firmado en el año 2009 de cinco años de duración a razón de casi 4 millones de euros al año. Pero además, su rival en la final, el serbio Novak Djokovic, actual número de uno, a pesar de vestir Uniqlo, tiene un contrato personal con adidas para suministrarle las zapatillas puesto que, a pesar de dejar a la marca alemana desde el año 2010, el acuerdo se mantuvo para el calzado dado que el jugador manifestó en más de una ocasión su interés en continuar utlizando zapatillas de la marca alemana.

En definitiva, un fin de semana redondo en el mundo del tenis para la marca alemana que vio alzarse con el título a un británico por primera vez en 77 años y que, por primera vez en muchos grandes torneos, vio como en las portadas de los periódicos aparecía su logotipo en el pecho del ganador en lugar del de su gran rival Nike.