West recela de la llegada de Pharrell a adidas

0

Todos conocemos ya la enrevesada historia de Kanye West dentro del mundo del marketing deportivo. Su ataque de ego ante Nike, a la que solicitó que, como sucedía con las grandes estrellas del deporte de la marca, le abonase una importante comisión comisión de cada una de las ventas de las zapatillas que él mismo colaboraba a diseñar y se vendían con su nombre en la firma norteamericana, provocó su ruptura unilateral y casi por sorpresa, de su relación con la firma, algo que aprovechó adidas para lanzarle sus cantos de sirena que, finalmente, acabaron convenciendo al conocido cantante.

Pero apenas unos meses después, adidas se ha encontrado con un serio problema surgido con Kanye West ante la intención de la compañía de incorporar, aún no ha sido anunciada de manera oficial, a su equipo de embajadores dentro del mundo de la música, al conocido cantante y productor Pharrell Williams, algo que no habría caído demasiado bien en Kanye West y en su entorno, según hablan fuentes cercanas a las partes.

adidas y Pharrell habrían estado acercando posturas que implicarían el final desenlace, la llegada a la marca alemana para engrosar el equipo de embajadores que la compañía tiene dentro del mundo de la música, hasta 9 en la actualidad:  Stella Mc Cartney, Yohji Yamamoto, Tom Dixon, Jeremy Scott, Kate Perry, Raf Simons, Mark Mc Nairy, Kazuki, Rita Ora y el propio West.

Sin embargo, West no vería como decimos con buenos ojos la llegada a la marca de su hasta ahora idolatrado “amigo”, para cuyo trabajo siempre ha tenido halagos. Y es que el ex de Nike consideraría que el nuevo gallo en el corral de adidas podría provocar comparaciones odiosas entre los trabajos de ambos para la marca que, a la postre, provocaran una minusvaloración del suyo en concreto por parte de los alemanes, lo que podría ir en detrimento de lo que obtiene West de adidas.

El órdago está echado. West no quiere a Pharrel en adidas, mientras los alemanes coquetean para preparar una posible llegada de otra estrella de la música a su firma sin pensar, quizás, que West pueda con ello dar la espantada como apenas hace unos meses hizo con Nike.