Warrior le vuelve a quitar otro club a adidas

0

Año 2011. Uno de los clubes con más prestigio en Inglaterra y a nivel
internacional, el Liverpool, se encontraba en negociaciones para renovar
con la marca que ejercía en el club la sponsorización técnica desde
hacía años, una relación que muy pocos apostaban a que tendría su
final. Sin embargo, una firma con poca experiencia en estas vicisitudes futbolísticas, que no en el deporte, vio en esas negociaciones la puerta de entrada al fútbol, una
puerta grande cuya repercusión garantizaría una tasa de retorno en
términos de notoriedad lo suficientemente importante como para acometer
una inversión gigantesca. Hablamos de Warrior.

Y lo que parecía un sueño, se convirtió en realidad. La marca puso
encima de la mesa una cifra cercana a los 40 millones de dólares por
temporada para lograr equipar al conjunto de Anfield durante seis
temporadas, una oferta que cogió desprevenidos al propio Liverpool, que
no llegaba a creerse la misma, y sobre todo, a adidas, que no tuvo la
capacidad de reacción necesaria para contrarrestar la misma. Desde ese
momento, Warrior se situó en el panorama futbolístico internacional.

Tres años después, cuando adidas aún se lame las heridas de aquel enorme zarpazo propiciado por la firma norteamericana, la marca alemana vuelve a revivir en primera personal lo vivido entonces. Así, la marca alemana ha vuelto a ver como uno de los clubes a los que sponsoriza técnicamente en la Premier League, el Stoke City, ha decidido poner fin a una relación que databa del año 2010, cuando los alemanes llegaron al club en sustitución de la firma gala Le Coq Sportif, y dos años después de que el club consiguiera el ascenso a la Premier.

Ahora, tras cuatro años de exitosa relación según el Stoke City, éste ha decidido dar por acabada la misma. Y nada más conocerse el anuncio, al día siguiente se conocía en boca de los dirigentes del Stoke City, de manera oficial, quién sería la marca que vendría a hacer las funciones que hasta ahora desempeñaba adidas en el club. Y esa marca no es otra que la de los norteamericanos de Warrior, que nuevamente vuelven a asestar un duro golpe a los alemanas en el fútbol de las islas.

Los detalles del acuerdo alcanzado, como son la duración o el montante económico de la operación, no han sido dados a conocer.