Vuelven los problemas a Adidas y sus fábricas en Asia

0

Una vez más, nos encontramos con noticias que proceden de las pésimas condiciones laborales en las que se encuentran los trabajadores de muchas fábricas del continente asiático que fabrican, producen y suministran los productos de las grandes multinacionales del deporte que después nos encontramos en las tiendas de Occidente.

En este caso, la noticia afecta a dos marcas deportivas, la alemana Adidas y la japonesa Mizuno. Y es que alrededor de mil personas se enfrentaron en el día de ayer con la seguridad de una fábrica de calzado deportivo que se encarga de suministrar sus productos a marcas como Adidas y Mizuno. El motivo de la manifestación, el despido de los mismos por el simple hecho de pedir mejoras salariales y laborales en las condiciones contractuales que les unen con esas fábricas.

La factoría, ubicada en la localidad de Tangerang, situada a unos 40 kilómetros al oeste de Yakarta, se vio rodeada por esos aproximadamente 1000 trabajadores que fueron despedidos por la dirección de la misma cuando hicieron uso de su derecho a reivindicar mejoras en sus condiciones laborales. La tensión se fue acumulando e incluso la policía se vio obligada a mediar tras la actuación de los medios de seguridad de la empresa contra los manifestantes.

La historia arranca en el pasado mes de Julio cuando estos trabajadores fueron despedidos por los hechos ya contados. En aquel instante, la marca alemana Adidas, y después de que saltara la noticia a los medios de comunicación, emitió un comunicado en el que solicitaba a la empresa la inmediata readmisión de los trabajadores despedidos así como el abono de los salarios que éstos tenían pendientes de cobrar.

Sin embargo, la petición no fue atendida por dicha factoría, lo que ha propiciado una escalada en las manifestaciones reivindicando la defensa de sus derechos por parte de los trabajadores.

El problema de condiciones laborales que afectan a compañías, fábricas y factorías que suministran después los productos de las grandes marcas comerciales deportivas es algo que viene de lejos. Ya hemos hablado aquí en varias ocasiones del daño que a la imagen de estas grandes multinacionales les hacen noticias como las citadas en este artículo. Sin embargo, lo cierto y real es que, a pesar de las presumibles buenas intenciones marcadas por las compañías una vez se conoce el escándalo, el problemas sigue apareciendo, por lo que muchas organizaciones humanitarias y en defensa de los derechos de los trabajadores a nivel internacional exigen a estas grandes compañías un mayor cuidado y respeto por parte de sus suministradores asiáticos hacia los derechos de los trabajadores, cosa que hasta ahora, parece haber caído en saco roto.