Valencia se plantea renunciar de manera definitiva a la Fórmula Uno

0

Esta vez sí que parece ser el fin. Las autoridades gubernativas de la Comunidad Valenciana se están planteando muy seriamente poner fin a su aventura dentro de la Fórmula Uno con su renuncia y, por lo tanto, con la cesión, en exclusividad, del Gran Premio que se celebra en España un año en Valencia y otro en Cataluña, a los organizadores de la prueba catalana.

Una de las primeras víctimas de eventos deportivos, de tantas que ha habido, en suelo español fue la Fórmula Uno. El “privilegio” que tenía España dentro de la máxima competición del motor de ser el
único país que albergaba dos grandes premios por temporada vio llegar a su final la temporada pasada como consecuencia de la grave crisis económica que está sufriendo el país y que motivó una reunión de urgencia a tres bandas entre la Generalitat valenciana, la Generalitat de Cataluña
y el magnate de la Fórmula Uno, Bernie Ecclestone, al objeto de
renegociar los contratos que unían a estas comunidades con los grandes
premios que celebraban dentro del gran circo de la Fórmula Uno.

Así, los dirigentes políticos de ambas administraciones consiguieron arrancar de Ecclestone un acuerdo
por el cual sólamente se
celebraría un único premio de Fórmula Uno dentro de territorio español,
que sería acogido alternativamente cada año por Valencia y Barcelona.De este modo, y en virtud del acuerdo alcanzado, Montmeló albergaría los grandes premios de los años impares, esto es, 2013, 2015, 2017 y 2019 mientras Valencia los acogería en los años pares, esto es, 2014, 2016 y 2018.

Sin embargo, la situación se antoja poco menos que insostenible dentro de las arcas públicas valencianas, por lo que el gobierno de la Generalitat Valenciana está dispuesto a renunciar al Gran Premio de Fórmula Uno en los años que le correspondería organizarlo si Cataluña apostara por quedárselo en exclusividad, hecho éste que sí que podría ser factible, y el patrón de la competición Ecclestone perdona a la administración valenciana la indemnización que debería abonar por renuncia en virtud del contrato firmado en su día por las autoridades valencianas, hecho éste algo más complicado de conseguir.

La pelota ahora se encuentra en el tejado de la organización catalana, que deben decidir a la mayor brevedad posible y dentro de este año (a Valencia le toca organizarlo en esa alternancia el año próximo) la asunción en exclusividad de la organización del único Gran Premio que quedaría vigente en España. Y, una vez conseguido el sí de las autoridades catalanas, dicha pelota pasaría a las manos de Ecclestone, el máximo mandatario de la Fórmula Uno, que tendría en dichas manos la posibilidad de exonerar a Valencia de indemnizar a la Fórmula Uno.