Under Armour se ‘filtra’ en la NFL a través de los cascos

0

El caso en cuestión que ha dado la voz de alarma en la NFL acerca del claro caso de ambush marketing de Under Armour durante años dentro de la liga de football ha sido el destapado por el periodista de la revista Forbes, Chris Smith que afecta al mariscal de campo de los Carolina Panthers, Cam Newton.

Sin embargo, desde la propia liga se reconoce que muy probablemente haya habido muchos más casos, algo que se ha corroborado con la existencia de al menos otros tres jugadores donde la compañía norteamericana utilizó la misma argucia que la ahora detectada en Newton para hacerse visible dentro de la liga.

La historia es la siguiente. Chris Smith, periodista de la prestigiosa revista Forbes destapa, hace ahora tan sólo unos días, el posible caso de ambush marketing llevado a cabo por la marca norteamericana Under Armour en conveniencia con uno de sus principales embajadores dentro de la liga, el mariscal de campo de los Carolina Panthers, Cam Newton que, junto con otro mariscal de campo, esta vez el de los New England Patriots, son dos de los máximos representantes que Under Armour tiene dentro del football norteamericano.

Smith se dio cuenta en el encuentro que disputaban los Panthers ante los Giants de un hecho que le llamó tremendamente la atención. En un plano corto de televisión de Newton, Smith constató algo que había pasado desapercibido durante dos largos años, desde que debutara como rookie Newton en la NFL: los broches utilizados por Newton para la visera del casco llevaban el logotipo de…¡¡¡Under Armour!!!.

Y tal y como efectivamente informó Smith, Cam Newton mostraba en su casco el logotipo de Under Armour en los broches de la pantalla del mismo, algo expresamente prohibido por la NFL, la utilización de marcas diferentes de Nike en cualquier tipo de prendas utilizadas por jugadores, entrenadores o asistentes.

La noticia corrió como la pólvora a través de las redes sociales hasta el punto de llegar a oídos de la NFL que, quizás motivada por el enorme revuelo mediático que produjo la misma, sancionó al jugador con una multa de 10.000 dólares por utilización de material y logotipos inadecuados a los acuerdos firmados con Nike que violaban expresamente las reglas establecidas al efecto por la liga.

Sin embargo, en todo este asunto, existen demasiadas vías de agua abiertas en la postura oficial de la NFL que han motivado que se ponga en tela de juicio todo el asunto en sí. En primer lugar, causa cuando menos sorpresa el hecho de que la NFL, tan suspicaz con este tipo de temas, que sancionó al quaterback de los Redskins, Robert Griffin III, en su primer año de rookie con el equipo por utilización de prendas que portaban el logotipo de la marca que le pagaba, adidas, o incluso sancionar a Frank Gore con 10.500 dólares por llevar las medias excesivamente bajas en el NFC Championship, haya tardado más de dos años en ver el tipo de actuación que estaba llevando a cabo Under Armour con Cam Newton, pues en toda su carrera en la NFL, a la que llegó en el año 2011, Newton ha utilizado siempre el mismo tipo de sujeción en sus cascos. Sea como fuere (desde la NFL argumentan que el color utilizado para el logotipo por Under Armour, el negro, hace prácticamente inapreciable el hecho), lo cierto es que la firma norteamericana ha estado incurriendo en esta práctica desde ese tiempo pero no sólo en Newton. Se sabe que al menos otros tres jugadores de la marca, Greg Hardy, Charles Johnson y DeAngelo Williams, todos ellos jugadores de los Panthers, también han utilizado esta artimaña.

En segundo lugar, causa igualmente extrañeza que no haya sido hasta la denuncia realizada por el periodista cuando la NFL se haya decidido a actuar.

Los más críticos con la actuación de la NFL le critícan precisamente eso: que el excesivo celo que parece poner la NFL en este tipo de asuntos no haya sido de idéntica actuación con una firma como Under Armour. Sin embargo, los más escépticos afirman que todo esta extraña actuación tiene una explicación mucho más enrevesada aunque pudiera ser igual de plausible que la anterior.

Under Armour no es una marca extraña para la NFL. De hecho, la firma norteamericana es el principal patrocinador de uno de los eventos más importantes de toda la NFL y que va adquiriendo cada vez mayor repercusión mediática a nivel mundial: el NFL Scouting Combine, el gran escaparate para las promesas que se convertirán en futuras estrellas dentro del football americano y de la NFL, los jóvenes jugadores de las diferentes universidades que, durante una semana, acuden a su cita con cientos de ojeadores, entrenadores y managers de las diferentes franquicias que observan de manera minuciosa sus capacidades. Y es precisamente esta vinculación, por la que Under Armour paga generosamente a la NFL, donde estaría esta supuesta permisibilidad o complicidad de la liga para/con la marca.

La postura oficial de la liga, el hecho de ser un soporte tan pequeño y donde el color negro habría motivado que haya pasado, durante tanto tiempo, desapercibido, pierde adeptos casi a la misma velocidad que los gana la corriente más conspiratoria de toda esta trama, la de que ve una permisibilidad de la NFL por sus relaciones con la marca. 

Y mientras, en Nike, no dejan de salir de su asombro ante la pasividad de la NFL con determinados hechos que afectan directamente a sus intereses con la liga. Recordemos que no es la primera vez que sucede algo así. Precisamente nada más llegar Nike a la NFL en sustitución de Reebok, la marca de Oregon se quejó amargamente ante la liga por los últimos favores que la liga estaba haciendo a Reebok como despedida y de los que ya os hablamos aquí en MD.

Sea como fuere, nunca antes unas prendas tan insignificantes (su valor apenas ronda los 10 dólares) tuvieron una repercusión tan grande. Se podría decir que Under Armour ha tenido una rentabilidad increíblemente alta a su inversión en Cam Newton y otros jugadores: Cam Newton es uno de los embajadores más importantes como decíamos de la marca en la NFL y a los que más paga Under Armour dentro de sus embajadores en el football por este concepto, alrededor de un millón de dólares anuales.

Frente a ese ridículo millón de dólares, en Nike se desesperan al ver como su descomunal inversión en la NFL, 1.100 millones de dólares por convertirse en el proveedor de ropa en exclusiva dentro del football norteamericano, se ve continuamente atacada por acciones de ambush marketing que, con mayor o menor éxito, logran su objetivo ante la mayor o menor permisibilidad de la propia NFL: