Una pelota de McIlroy subastada en más de 50.000$

0
McIlroy en el momento de lanzar la pelota al público tras conquistar el Open Británico
  • Una pelota del norirlandés supera los 50.000 dólares en una subasta
  • El jugador lanzó la pelota al público congregado nada más embocar con ella el par que le dio el triunfo en el pasado Open Británico de Golf

Después de un año especialmente delicado en cuanto a rendimiento deportivo se refiere el que vivió el año pasado el norirlandés, la figura durante la presente temporada de Rory McIlroy se ha disparado después de sus últimos triunfos, algo que está deparando buenas noticias en el jugador y todo su entorno.

Buena prueba de ello es las victorias conseguidas en lo que va de temporada por el jugador que ha venido a enjugar en la multinacional norteamericana Nike la ausencia de un renacido Tiger Woods cuyo resurgimiento supuso una enorme losa para el jugador norirlandés tras la firma de uno de los mayores contratos publicitarios de la historia que permitió su llegada a Nike.

Más de 50.000 dólares por una pelota suya

La historia siguiente es una de esas tantas historias que se dan de vez en cuando en el mundo del deporte profesional sobre todo entre los aficionados más fanáticos. Lee Horner es el nombre de uno de esos afortunados aficionados que vio como, en el Open Británico de Golf, y tras embocar el par que alzaba a McIlroy hacia el tercer major de su carrera profesional, el norirlandés lanzaba la citada pelota al público para llegar a caer en sus manos.

Horner, con clara visión de negocios, decidió acudir en los días siguientes a una casa de subastas para encargarle la puesta en marcha de una puja que tendría como premio el hacerse con la citada pelota de golf. Green Jacket fue la casa elegida por Horner, la cual valoró la pelota en algo más de 50.000 dólares, concretamente 52.038 dólares por una pelota cuya subasta había despertado enormemente el interés dentro del mundo del golf.

Hasta 22 postores de todo el mundo llegaron a pujar por la citada pelota hasta que finalmente uno de los apostantes, de nacionalidad estadounidense, logró hacerse con la mismam por dicha cantidad. Se da la circunstancia que la pelota de McIlroy es la segunda más cara jamás subastada en la historia del golf, por detrás de una pelota autograficada por Bobby Jones y subastada en abril del año 2011 por 55.865 dólares.

Visto los beneficiosos resultados para Horner, a buen seguro que más de un aficionado estará ahora más pendiente de los golpes finales de McIlroy en los torneos y, sobre todo, de si el norirlandes y uno de los máximos embajadores de Nike junto con Tiger Woods dentro del mundo del golf, vuelve a lanzar la pelota a la grada.