Un Whopper para Gignac

0

Uno de los grandes problemas a los que se enfrenta un deportista profesional a lo largo de su carrera es su estado físico. Pero no desde el punto de vista de lesiones o rendimiento sino su estado físico a nivel, llamémoslo así, estético. La dejadez con la que muchos deportistas viven su profesión provoca, en multitud de ocasiones, figuras muy alejadas a lo que se entiende por un deportista de élite en un determinado deporte.

En el mundo del fútbol, son sonados los casos de futbolistas con una prominente barriguita que lucían allá por los campos donde disputaban sus encuentros. Este hecho ha sido, además de objeto de duras críticas por medios y especialistas dentro del sector, también objeto de burlas y finas e hirientes ironías por parte de los aficionados, y no sólo los del equipo rival, sino incluso por los de su propio club. Casos como los de Adriano, con un lamentable estado físico, o de Ronaldo en sus últimos años antes de su retirada, dan un ejemplo de lo que hablamos.

Sin embargo, lo que está sucediendo en Francia es una muestra de las arriesgadas estrategias comerciales de las firmas y marcas a la hora de promocionar y emprender campañas de marketing teniendo al fútbol (y a los futbolistas) como protagonistas.

Uno de los grandes temas de debate en las últimas semanas (podríamos decir que durante toda la temporada) en el fútbol francés es el estado físico de Andre-Pierre Gignac, delantero del Olympique de Marsella, que dista mucho de ser la esbelta figura que suelen presentar los practicantes, sobre todo profesionales, de este deporte. Las críticas le llegan desde todos los flancos al ariete galo, al que culpan de dejarse llevar en el apartado físico y descuidar el mismo, lo que estaría afectando a su rendimiento como delantero.

No obstante, lo que pocos podrían imaginar es que este estado físico ha servido de inspiración a la cadena de comida rápida Burger King, que haciéndose eco de las mismas y conociendo que es tema de debate en la actualidad en Francia, ha lanzado una campaña promocionando la apertura de un nuevo Burger King en Marsella llamada precisamente Un whopper para Gignac.

Nuevamente la polémica como eje central de una campaña de marketing, de una estrategia comercial. La repercusión, notoria. El objetivo, en principio, conseguido. Todo el mundo en Francia habla de la citada campaña, para bien o para mal. Sin embargo, las consecuencias, puede que sean muy superiores en lo negativo a lo conseguido.

El propio jugador ya ha anunciado que va a emprender acciones legales contra la firma por daños y perjuicio por atentar contra su honor e imagen, solicitando una indemnización por tales conceptos multimillonarias. Además, el que los hinchas de otros equipos hayan tomado dicha campaña como fuente de inspiración (los aficionados del PSG, gran rival del Marsella, ya cantan “un big mac para Gignac”) ha provocado un efecto solidario entre los hinchas del Olympique de Marsella para/con su jugador, y han comenzado a hacer llamamientos para boicotear productos de Burger King. Medios de comunicación también se han comenzado a plantear y criticar la estrategia de Burger King y a preguntarse si todo vale con tal de conseguir notoriedad y exposición mediática. Y mientras tanto, en toda Marsella aún pueden verse carteles con el slogan “Un whopper para Gignac” promocionando el nuevo centro.