Un miembro FIFA recibió 2 millones tras votar por Qatar

0

Vuelve el Qatargate, el escándalo que salpica a FIFA por la designación de Qatar como sede del próximo Mundial de Fútbol del año 2022, una de las decisiones más controvertidas de los últimos tiempos en el máximo organismo del fútbol internacional y que, según pasa el tiempo, presenta nuevas pruebas que vaticinan un no muy claro procedimiento a la hora de elegir quién sería la sede encargada de albergar la cita mundialista del año 2022.

Jack Warner, ex vicepresidente de FIFA, y su familia, habrían recibido cerca de dos millones de dólares procedentes de una empresa qatarí tan sólo dos semanas después de que votara a favor de la designación de Qatar como sede del Mundial, según informa The Telegraph.

El diario británico informa que una empresa propiedad de Mohamed Bin Hamman, miembro ejecutivo de FIFA para Qatar, habría pagado 900.000 euros a Warner, otros 538.000 euros a sus hijos y 300.000 más a uno de sus empleados.

Warner afirma que se trata de operaciones comerciales privadas entre particulares que nada tienen que ver con su votación a favor de Qatar. Pero las pruebas parecen más que evidentes. The Telegraph saca a la luz que existe un correo electrónico que muestra que la empresa We Buy Houses hizo pagos a uno de sus empleados y a dos de los hijos de Warner, mientras que en otro correo electrónico se demuestra otra transferencia a Jake Warner de 900.000 euros procedentes de otra firma de Qatar.

Hasta tal punto fueron escandalosas las cantidades movidas en el transcurso de las operaciones que un banco de las Islas Caimán, paraíso fiscal, se negó a procesar el pago al dudar de la legalidad del movimiento, lo que provocó que la operación se hiciera a través de otra entidad, esta vez con sede en Nueva York, lo que llamó poderosamente la atención del FBI, que comenzó a investigar los pagos recibidos por Warner y su vínculo con la candidatura de Qatar.

Warner, ya retirado, fue uno de los 22 miembros que dieron el Mundial a Rusia en 2018 y a Qatar en 2022, lo que llamó poderosamente la atención de todo el mundo. Tanto es así que la polémica incluso llegó al Parlamento británico. Recordemos que Inglaterra era aspirante a organizar el Mundial de 2018, una de las grandes favoritas y, sin embargo, quedó apeada en primera ronda con tan sólo dos votos a favor. Así, una comisión parlamentaria inició una investigación donde el ex presidente de la candidatura, Lord Triesman, aportó pruebas de que miembros de FIFA habrían solicitado favores para negociar su apoyo. Uno de esos miembros fue Warner.

Hace ahora algo más de un año, nos hacíamos eco de la denuncia en este sentido que France Football realizaba y en la que acusaba a Qatar de comprar el Mundial a través de favores a miembros de FIFA y a Federaciones de Fútbol importantes que habrían presionado para que finalmente la concesión recayera en el país árabe.