Un fotógrafo pone en vilo a Nike y a su filial Jordan

0
Logotipo de la marca Jordan en la fachada de un edificio
  • El autor de la fotografía en la que se inspiró Nike para diseñar su conocido Jumpman ha demandado a la marca por uso indebido de la misma
  • El litigio puede tener consecuencias nefastas para Nike, que sólo en 2014 obtuvo a través de Jordan un volumen de negocio en el mercado de las zapatillas de más de 3.000 millones de dólares

La multinacional norteamericana Nike y su filial Jordan viven estos días momentos de auténtica incertidumbre tras la demanda interpuesta por un fotógrafo autor de la fotografía, 30 años atrás, que serviría de inspiración a uno de los logotipos más conocidos a nivel mundial dentro de la compañía del swoosh: el famoso jumpman.

La foto de la discordia

Los Ángeles. 1984. Durante los Juegos Olímpicos que se celebran en la ciudad norteamericana, en uno de los entrenamientos del Dream Team, un fotógrafo, Jacobus Rentmeester, toma una fotografía al que estaba llamado a ser el mejor jugador de baloncesto de toda la historia, Michael Jordan, sin conocer que años después, la fotografía se convertiría en uno de los logotipos más conocidos a nivel mundial dentro de la industia del deporte.

La instantánea de Jordan volando para machacar la canasta fue publicada en la revista Life ese mismo año, lo que dio lugar a que uno de los creativos de Nike la viera y quedara prendado de ella. En agosto de ese mismo año, Nike abonaba 150 dólares a Rentmeester por el uso de dos negativos de dicha fotografía de manera temporal. Sin embargo, Nike comenzó a pensar que tenía entre sus manos mucho más que una simple fotografía. Pronto se dio cuenta del potencial de la misma y ésta se convirtió en fuente de inspiración para uno de sus logotipos más conocidos, el famoso Jumpman de la marca Jordan, una de sus filiales.

15.000 dólares por su silencio

Los 150 dólares abonados por Nike se convirtieron, tan sólo un año después, en 15.000 dólares que la firma no dudó en abonar a Rentmeester ante las amenazas de éste por utilizar de manera indebida por parte de Nike la citada fotografía. El nuevo acuerdo habilitaba a Nike a utilizar como quisiera dicha fotografía durante los dos años siguientes. Después de aquello, no se volvió a saber nada. Al menos hasta la fecha.

Rentmeester estuvo en silencio durante los años siguientes mientras que la fama y el valor comercial de la marca Jordan subía de manera exponencial. Pero ese silencio se rompió hace tan sólo unos días, cuando el fotógrafo, 30 años después, ha presentado una demanda en los tribunales estadounidenses exigiendo no sólo una indemnización multimillonaria por uso indebido por parte de Nike de una imagen propiedad de Rentmeester sino, además, el cese inmediato del negocio de la marca Jordan hasta en tanto en cuanto no se resuelva el litigio.

El asunto ya está quitando el sueño a más de uno en la multinacional norteamericana Nike. Y no es para menos. Su filial Jordan es la principal responsable del dominio de Nike dentro del sector del calzado deportivo a nivel mundial. Sólo en 2014 Jordan tuvo un volumen de negocios de 3.200 millones de dólares, un motivo más que importante como para que Nike comience a preocuparse por una demanda que puede traerle muchos dolores de cabeza.