Toque de atención de las autoridades japonesas a Adidas

0

Severo toque de atención el que la compañía alemana de ropa deportiva Adidas ha recibido de parte de las autoridades japonesas en aquel país.
El caso viene de lejos. En el año 2009, la compañía alemana comienza a vender en Japón, a través de su filial Reebok, las zapatillas EasyTone, a los precios marcados por la empresa matriz, en este caso, Adidas.

Pero después del terremoto que asoló Japón en el año 2011, los comercios minoristas vieron como sus ventas descendieron drásticamente hasta tal punto que no tuvieron más remedio que comenzar a vender a precios mucho más baratos todo su stock, incluyendo estas zapatillas, sobre las que ofrecían descuentos comerciales importantes.

Conocido este asunto por parte de los dirigentes de Reebok, éstos pusieron en manos de Adidas la decisión final de sobre como actuar, que dio órdenes a Adidas Japan para que obligara a esos distribuidores a vender dichas zapatillas al precio que marcaba la compañía alemana, amenazándoles con suprimir el suministro de las mismas en caso de hacer caso omiso a los “consejos” que desde Alemania les daban. Ante la pasividad de los comerciantes japoneses de poner en práctica estas “recomendaciones” alemanas, la compañía cumplió su amenaza y dejó de suministrar esas zapatillas. Ante esta postura, la asociación de comercio minorista japonés puso en conocimiento de las autoridades japonesas el caso a mediados del año pasado por considerarlo que Adidas estaba incurriendo en prácticas monopolísticas. Casi un año después, el pasado viernes, el máximo organismo antimonopolio japonés dio órdenes a Adidas Japan para que cesara en la adopción de dichas prácticas bajo la amenaza de incurrir en un delito de fomento del monopolío y contra la libre competencia.

Ante esta circunstancia, Adidas, que tiene en el país asiático uno de sus principales mercados junto al americano y al europeo, dio marcha atrás en sus presiones aún cuando desde Alemania ya han manifestado que, a partir de ahora, se cuidarán muy mucho de definir claramente los términos de los contratos que firmen con las compañías y empresas que quieran distribuir sus productos para evitar disonancias como las que están ocurriendo en el país japonés.