Tokyo espera un impacto económico de 300.000 millones de dólares por los Juegos

0
435
Tokyo 2020
El impacto de Tokyo 2020 sobre la economía japonesa podría alcanzar los 300.000 millones de dólares

 

  • Un informe interno del Comité Organizador dado a conocer hace tan sólo unos días pone de manifiesto el enorme impacto económico que sobre la economía de la ciudad en particular y del país en general tendrá albergar dichos Juegos.

Los JuegosOlímpicos de Tokyo que se celebrarán en la ciudad japonesa en el año 2020 podrían generar un impacto económico en el país de más de 284.000 millones de dólares durante un periodo de 18 años que comprendería los que abarca el ciclo 2013-2020.

Una cifra récord

A dicha cifra colaboran muy activamente los denominados efectos directos derivados de la organización de dichos Juegos, unos efectos que agrupan la construcción y mantenimiento de las infraestructuras creadas, la gestión de los eventos (entre los que hay que incluir la seguridad o los transportes) el gasto de las campañas de promoción de los patrocinadores oficiales. Todo este conjunto de gastos directos suman una cifra cercana, en dicho periodo, a los 46.000 millones de dólares.

Para complementar esta cantidad, Tokyo presenta también la incidencia de los gastos indirectos en el impacto global de la economía durante ese periodo. Así, el Comité Organizador de lso Juegos considera que por este concepto se recaudará mucho más dinero que por el especificado anteriormente en gastos directos.

El turismo, clave

Esos efectos indirectos, entre los que se encuentran el impacto del turismo en el país y las mejoras de las infraestructuras o los equipamientos deportivos, se elevarán hasta los 238.000 millones de dólares.

No quedan ahí los efectos beneficiosos de la organización de los Juegos para la economía japonesa. Los Juegos de Tokyo 2020 serán capaces de generar, en dicho periodo, hasta 1,94 millones de empleos, una cifra espectacular.

Sin embargo, no son pocos los que han puesto las dudas respecto al informe presentado. No debemos olvidar que tras la euforia inicial derivada de la adjudicación de tales Juegos, donde se batieron todos los récords por ingresos aportados por patrocinadores oficiales, Tokyo 2020 comenzó a incurrir en una serie de gastos que desviaron profundamente el presupuesto inicialmente asignado de manera alcista.

Un estadio olímpico al que hubo que retocar el proyecto inicialmente presentado, las sospechas de corrupción que asolaron la designación de Tokyo o el imparable aumento de los gastos y costes, sembraron las dudas acerca de la oportunidad o no de organizar dicho evento.

El informe llega justo en el momento en el que más arreciaban las críticas al gobierno del país por parte de diferentes sectores acerca de la oportunidad de celebración de dicho evento dado los costes en los que se están incurriendo.