Telekom y su original campaña en el Bayern

0

Cuando uno siempre piensa que en esto del marketing deportivo ya está todo visto, muy de cuando en cuando aparecen nuevas vías de explotación de esta o aquella relación comercial que ponen de manifiesto que uno de los grandes problemas actuales dentro del sector, casi tan acuciante como la crisis económica que tan castigado tiene al mismo, es la falta de creatividad y originalidad de las firmas y marcas comerciales a la hora de potenciar sus asociaciones.

Hace poco nos sorprendíamos con la excepcional campaña puesta en marcha por el club Estudiantes de la Liga Endesa de Baloncesto en España para presentar a su nuevo patrocinador, Tuenti Móvil, en la que fue catalogada por muchos como simplemente genial a pesar, incluso de su sencillez: en pleno encuentro, en el descanso entre cuarto y cuarto, el club estudiantil procedió a la presentación, ante sus aficionados, del nuevo patrocinador del club. Y qué mejor manera que llamar la atención de los mismos hacia esa presentación, que quizás de otro modo y lelvada a cabo de una manera más ortodoxa no hubiera propiciado la atención de los mismos, que poenrlo en marcha como lo hizo: los jugadores, en el descanso que hay, como decimos, entre cuarto y cuarto, y ante un pabellón repleto, procedían a despojarse de las camisetas con las que iniciaron el encuentro para enfundarse unas nuevas con el nombre del nuevo patrocinador. Jugada sencilla, maestra y que provocó que al día siguiente no sólo los seguidores estudiantiles, la conocida Demencia hablara de ello, sino que fueron muchos los medios de comunicación los que dieron habida cuenta del acto.

Ahora, apenas unas semanas después, traemos otra de esas acciones que por su simplicidad reclaman para sí, por derecho propio, toda nuestra atención y la de los especialistas dentro del sector. Como bien conoceréis, la compañía de telecomunicaciones Telekom es uno de los grandes patrocinadores del Bayern de Munich y el principal inquilino de su camiseta, donde la famosa T blanca entre los cuatro puntos, logotipo de la multinacional, es ya poco menos que un símbolo en la elástica muniquesa y entre sus aficionados.

Sin embargo, la firma ha querido dar un paso más allá y hacer más visible su relación con el club teutón. Para ello, ha puesto en marcha ya desde hace algunos partidos una inteligentísima campaña de activación de la misma en virtud de la cual, la compañía ‘regala’ entradas gratuitas a los abonados de la misma y seguidores del club bávaro. Pero ese ‘regalo’ entraña una obligación para los agraciados: deben acudir al encuentro ataviados con la vestimenta que la marca tiene preparada para ellos: unas equipaciones completamente en blanco.

Las entradas que regala están, normalmente, en una de las esquinas del estadio estratégicamente ubicadas de tal modo y manera que cuando uno de los equipos se dispone a ejecutar un saque de esquina desde el otro extremo del campo, las cámaras de televisión enfocan, al fondo, una enorme T blanca junto con los cuatro puntos correspondientes al logo de la marca y que conforman estos ‘suertudos’ aficionados a los que la compañía ha invitado al encuentro.

La iniciativa en sí es tan simple como genial y pocas veces una inversión tan escasa ha podido dar tanta repercusión a una marca. Una prueba más de que, en muchas ocasiones, no es necesario gigantescas campañas de marketing y desproporcionadas inversiones para obtener una notoriedad excelente.