Taiwán se frota las manos con el debut de Jeremy Lin en los Houston Rockets

0

La nueva temporada de la NBA ha comenzado recientemente y en uno de los lugares del planeta donde estaban más expectantes con el inicio no era otro que en Taiwán.

La isla de Taiwán estaba ansiosa porque diera comienzo la campaña en la NBA. Sobre todo el sector del comercio. Pero había un motivo para ello. Además de la enorme expectación que genera la liga profesional de baloncesto norteamericana en todo el mundo, en Taiwán ese interés se eleva a la enésima potencia desde febrero de este año. ¿Qué sucedió en esa época para que esto suceda? En Febrero de 2012 hacía su aparición la Linsanity, un fenómeno unido al jugador de la NBA de ancestros taiwaneses, Jeremy Lin, que revolucionó los New York Knicks, además de la economía de la zona. Y no sólo de la zona, también de Asia, entre ellos, zonas como Taiwán.

En los primero días del fenómeno Lin, en tan sólo un mes y medio, más de 10.000 camisetas se lograron vender en la isla del jugador. Ahora, con el pistoletazo de salida de la NBA, más de 80 tiendas taiwanesas hicieron coincidir su puesta a la venta del nuevo uniforme oficial del jugador en su actual equipo, los Rockets, con cuyas ventas esperan batir la cifra obtenida la temporada pasada.

El impacto económico de la Linsanity no se circunscribe a la zona inmediata donde el jugador juega, en este caso a Houston, sino que sus efectos se dejan notar y muy fuertemente en zonas como Taiwán. La economía taiwanesa se benefició del enorme impulso económico que la venta de merchandising de Lin se produjo durante toda la temporada pasada, cifrándose en millones de dólares los beneficios que la Linsanity trajo a Taiwán. Por eso, si había un lugar en el planeta donde ansiaban el regreso de la NBA ese no era otro que Taiwán.