Suspender o no, he ahí la cuestión

0

Un día más el coronavirus sigue siendo el gran protagonista a nivel mundial. Dentro de la industria del deporte, también. Pocos son los acontecimientos deportivos que no se están viendo afectado sobremanera por la crisis del Covid-19 trasladando a sus organizadores una enorme disyuntiva: ¿Suspender o no suspender la competición?.

En el día de ayer tratábamos las posturas que se habían adoptado en el mundo del fútbol. Hoy nos centramos en uno de los países que más está siendo castigado por esta crisis, los Estados Unidos. Y en la industria del deporte, ya se han tomado decisiones de suspensión de la competición. Es el caso del conocidísimo March Madness, cuya edición 2020 ha sido dada por suspendida y terminada de forma definitiva, una decisión que le va a costar a la NCAA más de 1 billón de dólares. Quizás por este motivo, y habiendo visto estas consecuencias, la NBA se debata a día de hoy entre suspender la temporada, con pérdidas igualmente multimillonarias, o continuar con una competición que no tendría público hasta llegar a una final en Las Vegas. Sea cual sea la decisión que tome la NBA con Adam Silver al frente, tendrá consecuencias negativas para la organización.

Por lo demás, la industria se sigue moviendo. Nike intenta salvar la preocupante crisis de reputación en la que se metió hace tan solo unos meses con una decisión que ya ha sido aplaudida por muchos sectores: la renovación blindada de Alex Morgan como embajadora, embarazada a punto de dar la luz. De los errores se aprende y en Nike han debido de tomar muy buena nota de ellos.

Para acabar, un episodio más de la batalla adidas-Nike por hacerse con las grandes estrellas del mercado deportivo como embajadores de sus respectivas marcas. Con una realidad ya constatada: tanto una como otra prefieren fichar a las que serán estrellas del futuro cuando apenas están despuntando, una estrategia que ya hemos analizado muy detenidamente en Marketing Deportivo MD desde hace meses y con el que las compañías pretenden poner freno a los gigantescos desembolsos que hasta hace poco hacían por incorporar a sus plantillas a estrellas ya consolidadas.