Rusia reta al COI amenazando a los atletas y turistas gays en Sochi 2014

0

“Arrestaremos a los atletas y turistas gays durante los Juegos Olímpicos”. Estas palabras que, aunque pudiera parecer lo contrario, proceden de un alto dignatario del gobierno ruso, organizador de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, han sido el detonante para que el COI trate de enmendar cualquier escándalo al respecto que amenaza con ser de dimensiones gigantescas.

El que así se despacha no es otro que Vitaly Milonov, uno de los legisladores rusos y copatrocinador del proyecto de ley de la conocida como “ley de propaganda gay” que afirmaba que no está en garantías de satisfacer los requerimientos del COI de suspender la aplicación de la misma durante los Juegos Olímpicos.

La ley, un claro desafío a la comunidad internacional, ya ha sido catalogada como homófoba, inhumana y repulsiva por otros ministros europeos, como el de asuntos exteriores del gobierno sueco, que la ha tildado como tal, y su aplicación supone una vulneración de las garantías dadas por el gobierno ruso al Comité Olímpico Internacional respecto a que todos los atletas y espectadores estarán a salvo de la aplicación de la misma.

Por el contrario, Milonov defiende que, si la ley en cuestión ha sido aprobada por la Federación Rusa, ni el gobierno ni ningún otro órgano tiene derecho alguno a suspenderla, aunque sea de manera temporal, para volver a defender que la ley no es más que un instrumento con el que el ejecutivo ruso pretende “defender” a los niños de la propaganda de valores no tradicionales.

La respuesta desde todo el mundo no se ha hecho esperar y altas instituciones ya están tratando de convencer al ejecutivo ruso de suavizar la situación. Mientras tanto, ya se han puesto en marcha campañas de boicot que tienen como objetivo los productos rusos, el turismo ruso e incluso los propios Juegos Olímpicos de Sochi 2014.

A quién parece haber cogido en fuera de juego el asunto es al propio COI, que trata, a marchas forzadas, de conseguir un acuerdo con el gobierno ruso que devuelva las aguas a su cauce en este problema.