Sky Sports utiliza la imagen de Bale ante el estupor de BT

0

Bien podríamos decir que la apuesta que en su momento hizo la compañía BT para convertir a Gareth Bale, el nuevo y flamante fichaje del Real Madrid, en imagen principal de la cadena, cuando por entonces militaba en el Tottenham Hotspur, le ha salido más que cara a la compañía. Y si bien la jugada le salió redonda en sus inicios, obligando a sus rivales, en especial a Sky Sports, a reaccionar a base de talonario, ahora parece que esta otra compañía le está devolviendo los golpes uno a uno a BT.

Abril de 2013. La cadena BT, en un movimiento que coge a más de uno desprevenido, se hace con los servicios del jugador galés del Tottenham Hotspur, Gareth Bale, para convertirlo en imagen de su cadena para promocionar los encuentros de la Premier League que la compañía se acaba de adjudicar junto a Sky Sports, su gran rival.

Este fichaje coge por sorpresa como decimos incluso a los más expertos del sector, que elogian la capacidad de anticipación de la firma para hacerse con un jugador que estaba llamado a ser la imagen de la Premier League a nivel mundial y al que se le auguraba un potencial mediático casi sin límites. Por entonces, los rumores de que el jugador acabara en el Real Madrid eran apenas insignificantes. Este movimiento había que enmarcarlo dentro de un particular y complicado escenario televisivo en lo que a los derechos de la Premier League en el Reino Unido se refiere que había dado como resultado que BT, junto con Sky Sports, se hicieran con dichos derechos a partir de esta misma temporada, 2013/2014, y hasta la finalización de la temporada 2015/2016, arrebatándole a la hasta entonces poseedora de los mismos, la ESPN, tal privilegio. Con ello, tanto BT como Sky Sports retransmitirían 148 encuentros de la Premier League con un reparto de 116 para Sky Sports y 32 para BT, que se reservaba el derecho a elegir qué partidos televisaría en 18 de las 38 jornadas ligueras.

Precisamente es ese desigual reparto lo que, en opinión de muchos, provocó el relajamiento de Sky Sports, a la que el fichaje de una de las incipientes estrellas mediáticas de la Premier, Gareth Bale, por su gran rival BT, cogió con el paso cambiado, obligándola a reaccionar con el fichaje de David Beckham, el astro que pareciera ser el único en poder eclipsar la llegada de Bale a BT, aunque motivando un desembolso casi prohibitivo incluso para la propia Sky Sports, lo que provocó un grado de satisfacción cierto en BT que consiguió golpear primero y, además, obligó a su gran rival a hacer un esfuerzo económico importante para equilibrar la situación.

Sin embargo, lo que parecía ser una acción de marketing extraordinaria, comenzó a torcerse para BT según iban acrecentándose los rumores que hablaban de la llegada del jugador galés al Real Madrid. De concretarse el fichaje, como finalmente así ha sido, la estrategia comercial diseñada por la cadena en torno a la figura del jugador del Tottenham para promocionar en el Reino Unido la Premier League carecería totalmente de valor, convirtiendo el contrato con el jugador en poco menos que papel mojado. La confirmación del fichaje convirtió el sueño de Bale para BT en la peor de sus pesadillas y obligará a la compañía a enfrascarse en un enrevesado proceso judicial para proceder a la liquidación del contrato del jugador con la misma.

No obstante, si BT consideraba que ese iba a ser la consecuencia inmediata del fichaje del crack galés por el Real Madrid, la pérdida de la imagen elegida como protagonista de su campaña para el Reino Unido, se equivocaba. El golpe definitivo se lo ha asestado su gran rival, Sky Sports, que con el fichaje de Bale por el Real Madrid ha visto servida en bandeja de plata la oportunidad que tanto esperaba para devolver el tanto que, tan sólo unos meses antes, se había anotado BT a su favor. Y para ello, no ha hecho falta más que los designios del caprichoso destino hicieran su trabajo.

Con la llegada de Bale al Real Madrid se produce el desembarco del jugador en La Liga española. Es decir, la primera consecuencia inmediata como decimos es la imposibilidad de Bale de seguir utilizando como imagen de su campaña en el Reino Unido al galés. Pero es que hay más. Al llegar al Real Madrid, Bale pasa a ser parte importante de La Liga, una competición cuyos derechos, en el Reino Unido, los tiene precisamente (sí, sorprenderos de las ironías del destino), la gran competidora de BT, Sky Sports, cuya noticia de la confirmación oficial del fichaje por el cuadro madridista provocó que se frotara las manos nada más conocerse. Y hasta tal punto estaba esperando poder devolver el golpe a BT, que nada más conocerse la noticia, Sky Sports lanzó una nueva campaña en el Reino Unido promocionando La Liga con la imagen de Gareth Bale junto a la de Neymar, Messi y Cristiano Ronaldo, como principal reclamo de la misma, un duro golpe sin duda para una BT que se afana ahora en tratar de desligarse obteniendo el mayor beneficio posible por incumplimiento del contrato, de los servicios del jugador galés.

Una historia tan enrevesada como imprevista que viene a demostrar que, en el mundo del marketing, nadie absolutamente nadie tiene siempre la última palabra.