Sky responde a BT fichando a Beckham como embajador

0

Guerra de brands ambassadors en el Reino Unido entre dos de las más grandes operadoras de televisión dentro del territorio británico. Y es que así parece desprenderse de los últimos movimientos llevados a cabo por BT y por Sky en lo que se refiere a promoción de sus canales deportivos a través de reconocidas estrellas del fútbol.

Las ‘hostilidades’ entre ambas compañías las inició la firma BT tras anunciar, hace apenas un mes, la llegada al panel de embajadores de la compañía de una de las estrellas más ambicionadas de la actual Premier League, el galés Gareth Bale, al que la operadora reclamó para promocionar su canal BT Sport en un contrato que vinculará a las partes durante los próximos tres años.

El anuncio del mismo fue el desencadenante para que su gran rival, Sky, diera un paso al frente y respondiera a la ‘afrenta’ de BT como así ha sido. Y es que la cadena ha anunciado la llegada de David Beckham como nuevo embajador de su canal Sky Sports en respuesta a la acción de BT con la llegada de Gareth Bale en lo que es una guerra en toda regla entre ambas cadenas que pugnan por conseguir la supremacía en las retransmisiones deportivas en suelo británico.

El acuerdo con Beckham es una relación a largo plazo en la que el ex-capitán de la selección inglesa de fútbol encabezará un elitista cartel de embajadores deportivos de la cadena fichados para promocionar los acontecimientos deportivos sobre los que la misma posee exclusividad sus derechos.

Ambas compañías comparten los derechos de la Premier League en un acuerdo firmado en junio de 2012 y en virtud del cual ambas cadenas se hicieron con los derechos televisivos de la Premier a partir de la temporada 2013-2014 y hasta la conclusión de la 2015-2016. En base al mismo, entre Sky y BT ofrecerán hasta 148 partidos en directo con un reparto de 116 para la plataforma Sky Sports y 32 para BT. De igual modo, BT se reserva el derecho a elegir qué partidos televisará en 18 de las 38 jornadas ligueras, en una acción que acabó por desposeer a la ESPN de los derechos de la Premier, que pasaron a ser propiedad de BT.