Seattle, a la expectativa del destino de los Hawks

0
Un encuentro de esta temporada de los Atlanta Hawks
  • La filtración de unos emails con tintes racistas hace unos meses de su propietario mayoritario junto con la excepcional campaña que a nivel deportivo están realizando los Hawks han propiciado un profundo interés por su venta a la espera de obtener un importante beneficio con la misma

El destino parece querer darle una nueva oportunidad a Seattle para conseguir el ansiado retorno de los míticos Supersonics a la ciudad de la manera más inesperada, con la venta de la que hasta ahora es la mejor franquicia del Este, los Atlanta Hawks, un excelso rendimiento en lo deportivo que no han acallado los rumores de las intenciones de los dueños de la franquicia de desprenderse de la misma lo antes posible.

¿A la tercera va la vencida?

Las ilusiones para los aficionados a la NBA de Seattle se abrieron hace ahora más de un año con la posibilidad que se planteaba que otra franquicia de la NBA, los Kings de Sacramento, abandonaran definitivamente la ciudad ante las pérdidas que la misma presentaba. Sin embargo, cuando todo apuntaba a que a la operación le sería dado el visto bueno por parte del resto de dirigentes de la NBA, un plan de choque del alcalde de Sacramento, un ex jugador de la NBA, propició que la situación se reconsiderara y los Kings permanecieran en la ciudad ante el desconsuelo de los fans de Seattle.

Cuando todo estaba aún reciente, llegó una nueva segunda oportunidad para Seattle, aunque esta vez mucho más complicada. El escándalo Sterling que salpicó hace ahora unos meses a la NBA propició como única salida al mismo la venta de Los Clippers. En aquel momento de incertidumbre en el universo NBA se llegó a plantear, incluso, como posible solución en caso de no salir compradores interesados en la misma, la opción de que la venta d ela franquicia fuera completa hasta el punto de cambiar de ciudad, por lo que las esperanzas nacían nuevamente en Seattle. No obstante, una oferta del que fuera uno de los máximos responsables de Microsoft, Steve Ballmer acabó nuevamente con la posibilidad del retorno de los míticos Supersonics a la ciudad de Seattle.

Los Haws, en venta

Pero cuando todo parecía que ya nada podría aparecer que permitiera albergar esperanzas a los promotores del proyecto de la franquicia en Seattle y a los propios fans de la NBA en la ciudad, nuevamente aparece en el horizonte otra oportunidad que pudiera desembocar, esta vez sí, en el retorno de la NBA a Seattle a través de los Supersonics.

Así, hace tan sólo unos días, los dueños de los Atlanta Hawks, el mejor equipo de la Conferencia Este de la NBA, pusieron a la venta la franquicia ante la esperanza de obtener con la misma un importante beneficio, sobre todo tras la venta por 2.000 millones de dólares de los Clippers y la de los Milwaukee Bucks, un equipo con un mercado relativamente pequeño, por 550 millones de dólares.

La franquicia tiene un valor estimado actual según la prestigiosa Forbes de 425 millones de dólares, valoración realizada antes de la importante venta de estas dos últimas franquicias el año pasado, un importante dato toda vez que la propia Forbes estimaba que los Clippers, antes de su venta, valían alrededor de 575 millones de dólares y fueron vendidos por algo más de 2.000 millones.

Las intenciones de los actuales dueños de los Hawks ya se vaticinaban incluso antes de su llegada a la franquicia. Así, éstos adquirieron en el año 2004 la franquicia de la NBA, un equipo de hockey de la NHL y, además, los derechos del estadio Philips Arena por una cifra que rondó los 250 millones de dólares. En la actualidad, ya han vendido el equipo de la NHL y están muy interesados en la venta de los Hawks, ahora que la franquicia está en lo más alto deportivamente hablando pese a los intentos de las autoridades de la ciudad de que la misma permanezca en ella y de la propia NBA, reacia a ver un nuevo cambio de ubicación en la liga.

Así, se abren nuevas esperanzas, aunque puedan parecer escasas, para los aficionados a la NBA en Seattle de recuperar para la ciudad a los Supersonics. El tiempo dirá.